Posts etiquetados ‘ediciones cardeñoso’

Publicado en el blog “Verde Luna”:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/08/24/las-muchas-vidas-literarias-de-heberto-de-sysmo-de-haijin-cuantico-a-poeta-del-lenguaje/

herberto-de-sysmo-juan-carlos

(Entrevista realizada por José Carlos Rodrigo Breto a José Antonio Olmedo).

Detrás de Heberto de Sysmo, emboscado, se esconde Jose Antonio Olmedo López-Amor, un poeta prolífico y a veces cuántico, aunque en su último poemario haya intentado descifrar el inmenso enigma del significado del lenguaje. También codirige la Revista Crátera de crítica y poesía contemporánea y, en esa tarea de crítico, acaba de publicar Polifonía de lo inmanente (Lastura/Ediciones Juglar). Hace poco firmó, además, un precioso libro de haikus en compañía de su gemelo literario, el poeta Gregorio Muelas. Heberto de Sysmo tiene un currículo impresionante, repleto de menciones, premios, y publicaciones. Entre su obra destaca el poemario El Testamento de la Rosa, que resultó finalista del VI Certamen Nacional de Poesía “Poeta Juan Calderón Matador 2014”, el ya mencionado libro de haikus La soledad encendida (Editorial Ultramarina Cartonera & Digital, 2015) en compañía de Gregorio Muelas, y el poemario de 2016 titulado La flor de la vida, Elogio de la geometría sagrada (Lastura Ediciones), con el que fue finalista de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana 2017. Su último libro es Maldito y bienamado bibelot (Baile del Sol), primer premio de poesía Certamen Nacional de las Letras Isabel Agüera Ciudad Villa del Río.

En Verde Luna nos hemos preocupado por su obra, que ahora os enlazamos como prólogo a esta entrevista. Sobre su nuevo poemario, Maldito y bienamado bibelot, esta es la crítica que le hicimos:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/06/08/maldito-y-bienamado-bibelot-de-heberto-de-sysmo-el-rabino-low-y-la-feliz-pinata-del-lenguaje/

La crítica del poemario La flor de la vida, Elogio de la geometría sagrada, aquí:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/03/24/de-lo-molecular-a-lo-cosmico-un-poemario-para-geometrizar-el-mundo/

Crítica de La soledad encendida, haikus en compañía de Gregorio Muelas:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/07/24/la-soledad-encendida-haikus-un-museo-natural-del-verso/

Sobre Polifonía de lo inmanente, libro de crítica poética junto a Gregorio Muelas:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/05/14/polifonia-de-lo-inmanente-guia-del-autoestopista-poetico/

Reseñas de algunos números de la Revista Crátera de crítica y poesía contemporánea que codirige:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/03/13/segundo-numero-de-la-revista-de-critica-y-poesia-contemporanea-cratera-en-las-trincheras-de-la-belleza-poetica/

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/05/25/presentacion-de-la-revista-de-critica-y-poesia-contemporanea-cratera-poesia-para-tiempos-deshumanizados/

1-Empezaremos hablando de tu nuevo poemario, ¿qué podemos encontrar en Maldito y bienamado bibelot?

Es un ensayo poético sobre el lenguaje entendido como un ente propio, no como una herramienta o un abecedario que podemos emplear a nuestro antojo, ni como una capacidad gnóstica. Me puse a reflexionar un día tras la lectura de un ensayo de Enrique Serna que se titula Genealogía de la soberbia intelectual, publicado por Taurus, en donde nos cuenta la manipulación histórica que había sufrido la cultura durante generaciones y la importancia del lenguaje en la cultura no solamente literaria, sino humana. Si cuando nacemos no nos instruyen en la lengua seríamos seres ferales, Mowglis en la jungla. Es algo científico.

2-¿Cómo estructuras un poemario que nace de unos conceptos tan complejos?

El poemario tiene cuatro partes: la segunda, tercera y cuarta se refieren a las potencias de la literatura según Roland Barthes: Mathesis, Mímesis y Semiosis, mientras que la primera parte del poema se basa en la Physis, que la añado yo como aludiendo a esa parte humana. Además, le he dado mucha importancia a los títulos de los poemas con un valor catafórico muy importante. Son poemas muy breves y ocurre un poco como con los micro relatos, que el título forma parte del cuerpo del texto. En ese caso, hay que atender muy bien a lo que se quiere decir en el título porque es como un verso más. Y muchos de estos poemas se pueden leer de abajo para arriba, al revés, por esa direccionalidad del ser al lenguaje y del lenguaje al ser, algo que intenté representar en los poemas de esta manera.

3-¿Entonces el lenguaje es el absoluto protagonista de Maldito y bienamado bibelot?

En el poemario aparecen muchas referencias a Stefan Mallarmé, hermético de la poesía, que tenía un soneto acabado en –ix y le faltaba un rima pare terminarlo, así que inventó la palabra petix y la llenó del sentido que él quiso darle. Maldito y bienamado bibelot atiende a eso precisamente, al llenado de sentido de la palabra, a ese forzar el lenguaje, a ese quebrar una convención que es una palabra y dotarla de un significado. Sobre esos aspectos gira el poemario. El bibelot al que me refiero en el título he querido representarlo con caballo hueco, un caballo de Troya. El lenguaje como tal, que no sabemos qué es, utiliza la escritura y la literatura como caballo de Troya para entrar en nosotros. Pero también esto puede darse al revés porque, al final de todo, el hombre es el Dios. Somos tan capaces de crear, incluso la Inteligencia Artificial, que llegará un momento en el que sobraremos. Y lo que hayamos hecho nosotros será lo que perdurará.

4-Se nota que este es un poemario muy especial y significativo para ti…

Desde luego, y no puedo sino agradecer a la editorial Baile del Sol que hayan querido mi poemario desde el primer día y hayan hecho una edición muy buena que además cuenta con el prólogo de José Luis Rey, poeta al que admiro. Y después tuve la suerte de que Maldito y bienamado bibelot se llevó el Premio Nacional “Isabel Agüera” Ciudad de Villa del Río, y pude incluir en la publicación unas palabras muy hermosas de uno de los miembros del jurado.

5- ¿Una de tus influencias reconocidas son los novísimos, verdad?

Yo casi diría que la segunda oleada de novísimos, aquellos que Castellet dejó fuera, pero la verdad es que no son ni ellos ni sus obras lo que me interesa, lo que me parece modélico es la manera en que rompieron con la poesía social y aportaron una forma nueva basada en la cultura. No me interesa ni lo camp ni lo pop, ni la escritura mecánica y automática que ellos propugnaban, pero sí ese punto de quebrantar una poesía social tradicionalista, popular y enquistada, gastada ante la que afloraron estas nuevas vertientes de crear. Gimferrer con su poemario Arde el mar, publicado con tan solo 18 años, es impresionante en su complejidad, una forma de versar que cambió el punto de vista, rompió las cosas y abrió nuevas vías.

6-¿Y en este momento hay alguien que este abriendo nuevas vías poéticas?

En este momento de divergencia creativa hay creadores que no son conscientes de que están marcando pautas y creando caminos. Ellos serán la nueva Generación poética que aparecerá algún día, ahora solo están en periodo de formación. Son inetiquetables, y esto es a causa de la crisis de valores. La poesía se hace a título particular, nadie busca unirse a ninguna causa o movimiento. Ahora mismo convive una Generación inconsciente de que lo es. El poeta a título individual es fácil de identificar con los denominadores comunes ya establecidos, pero ahora nos ocurrirá a la inversa con esta Generación inconsciente, siendo identificables por las diferencias de sus libros, porque cada libro es distinto al otro. Esta polivalencia de temática y estilo define a la posible futura Generación ecléctica.

7-¿Esta futura Generación vive y se alimenta de las Redes Sociales, de Internet?

La posibilidad de escribir un poema y que aparezca en Google y publicarlo a los cuatro vientos tiene su parte buena y su parte mala. La divulgación, el que llegue a tanta gente, debería ser bueno, pero el que no sepa lo que está leyendo podrá tomar un mal trabajo poético como le apetezca y eso será algo peligroso porque se visibiliza lo que no merece la pena; por otra parte, el autor puede llegar a gente que de otra forma ni se propondría alcanzar. Como autores cruzamos océanos a golpe de clic y eso es indudablemente bueno.

8: ¿Qué te parece el que hayamos considerado en el blog de pensamiento poético Verde Luna a tu poemario anterior, La flor de la vida, como un texto de referencia de la poesía cuántica?

Estoy encantado. Y asombrado, No pensaba que mi poemario pudiera llegar tan lejos, ni mucho menos, lleno de agradecimiento. Es un libro de muchas alegrías, incluso ha sido finalista de los Premios de la Crítica Literaria de Valencia. Y efectivamente, es cuántico, porque allí se habla de asuntos geométricos y fractales. Desde luego. Que me adscribas a la corriente cuántica, que hables del libro en diferentes conferencias o que lo nominen a premios, son regalos inesperados que recibo con los brazos abiertos y que además conllevan una divulgación. La divulgación es vital para la poesía, en donde somos una minoría.

9-¿Qué opinas del Blog de pensamiento poético Verde Luna?

Pues tengo que felicitaros a todos lo que hacéis el Blog. Es algo muy necesario. Cuantos más foros de poesía haya, mejor, y acercar la crítica poética al lector es acercar la poesía. En Verde Luna he podido constatar el rigor de tu trabajo, por ejemplo, y la enorme vocación que se encuentra detrás de las reseñas, y eso no se ofrece en todos los blogs que se publican en las Redes. No suele verse muy a menudo el compromiso que tienes, y eso se percibe en Verde Luna, que debajo de las publicaciones hay una persona que lo vive y comulga con lo que hace. Y mira que hay blogs… Muchos hacen reseñas meramente testimoniales, de copiar la contraportada y poco más. Es importante que te digan que estás haciendo las cosas bien y en Verde Luna es así con esas críticas que subís.

10-Despídete con un pensamiento poético.

Ezra Pound decía que el poeta no sólo tenía el compromiso de crear, sino el de ser un modelo para la sociedad para la que escribe. Me quedo con esa reflexión, no solo creativa, sino también moral del poeta.

Anuncios

a este lado del evila - portada014

PEDRO TENORIO


Ficha técnica:

Título: A este lado del Evila

Autor: Pedro Tenorio Matanzo

Género: Poesía

Editorial: Ediciones Cardeñoso

Número de páginas: 54

Fecha de publicación: 2014

ISBN: 978-84-8190-777-3

Pedro Tenorio Matanzo (Talavera de la Reina, Madrid, 1953) es un poeta cuya carrera literaria ha macerado durante un largo silencio editorial. Quizá esa condición, ha permitido que su poética madure lejos de las críticas y el ruidoso mundo literario, hasta alcanzar ese punto de encuentro entre el alma que inventa y transita mundos irreales, y el cuerpo, que arrastra su mortandad en un escenario convulso, no elegido.

Matanzo, que desde el año 1979 ha dedicado todo su esfuerzo a la docencia, ha escrito artículos literarios en revistas especializadas, como también ha elaborado libros didácticos sobre literatura. Pero fue en el año 1983, cuando por su poemario Muertos para una exposición, obtuvo el accésit del prestigioso premio internacional de poesía Rafael Morales. A este lado del Evila fue escrito el mismo año, pero han tenido que transcurrir tres décadas para que lo veamos convertido en un libro, gracias al jurado del premio Poeta Juan Calderón Matador. Entre 1983 y 2014, Matanzo escribió otro poemario, La luz se calla (Ediciones La Discreta, 2013) y además ha obtenido numerosos premios y reconocimientos merced a su buena labor artística, estos son algunos de ellos:
IV Certamen de Poesía “Paco Gandía”, de la Asociación Itimad. San Juan de Aznalfarache 2009

1ª Mención de Honor del Premio de Poesía “Juan Calderón Matador”, de la Asociación Tirarse al Folio. Madrid 2009

IX Premio de Poesía Ateneo Riojano 2009

IV Certamen Literario, modalidad Poesía, de la Asociación “Apoloybaco” Sevilla 2009

VII Premio de Poesía Gil de Biedma. Nava de la Asunción 2009

XXII Premio de poesía “Hilario Ángel Calero” Pozoblanco. Córdoba 2009

1er Finalista Premio Gertrudis Gómez de Avellaneda. Sevilla 2011

Seleccionado I Certamen de Haikús de la Fundación “Fernando Quiñones”. Cádiz 2011

A lo que hay que añadir la obtención del 1º premio Juan Calderón Matador 2014, que recogió el pasado 19 de septiembre. Una trayectoria que, sin duda, consagra a este poeta madrileño y vaticina próximos poemarios de altura.

A este lado del Evila comienza  con una cita bíblica: «Salía del Edén un río que regaba el Jardín y de allí se partía en cuatro brazos. El primero se llamaba Pisón, y es el que rodea toda la tierra de Evila» Génesis. 2. 10. 11. El primero de los cuatro bloques en que se divide el libro lleva por título “Las espadas de fuego angelicales”. Lo cual nos sitúa en un tiempo antiguo y en un lugar sagrado. A tenor del enclave suscitado, la narración discurre con un lirismo en comunión con lo divino, un hablante lírico masculino dirige su discurso a su amada. Ambos pueden ser Adán y Eva, sus hijos, o unos amantes cualesquiera, seres —en definitiva— que anhelan ser alados; lo cierto es que a lo largo del poemario, los poemas narran la cronología de un pecado original que describe un viaje como destierro y culmina con la muerte por ahogamiento de su protagonista.

Tanto la Tierra de Evila, Havila, o Arabia, como el río Pisón, son dos de los enclaves bíblicos más misteriosos de las Escrituras, ya que su ubicación es desconocida. Presuponen su existencia y coordenadas por las descripciones del Génesis, pero en realidad, los accidentes de la tierra y arquitectura del terreno donde hipotéticamente son señalados no coinciden en ningún caso con el presente. Por lo que -como comprobaremos más adelante- Evila es un pretexto para escenificar un amor tan tormentoso como interrumpido; es un punto de origen que simboliza la cuenta atrás de un amor maldito y en fuga, tragedia que quizá tenga tintes biográficos y busque su analogía en los textos bíblicos. Pedro Tenorio significa la palabra Evila con varias acepciones: lugar físico, nombre de mujer o amor sin nombre.

El primer poema lleva por título “Imagen al borde de la luz”, en él, el poeta sugiere el origen, la hamartía sufrida por el protagonista que después desencadenará el metabolé de la historia, una historia continuada en los poemas que, como capítulos, irán arrojando luz sobre el misterio. Y en este mismo poema, el autor nos presenta su modus operandi métricamente hablando; un cuidado axis homeopolar en verso blanco, sólo quebrantado por la breve aparición de versos tetrasílabos (posibles versos partidos) y algunas asonancias, patrón que se repetirá durante toda la obra.

La narración del héroe protagonista podría ser considerada una hipotiposis sobre el cuadro The Fall of Adam and Eve (1625) de Domenichino. Durante todo el poemario, los poemas comienzan y terminan en la misma página, y las cotas de lirismo que alcanza son, en buena medida, propiciadas por esos tijeretazos a la gramática —tan típicos de los poetas—, como por la riqueza del lenguaje utilizado.

No debieron / animar nuestros huesos. / No mostrarnos los esquivos racimos / que ya no gustaremos (está escrito); clama el segundo poema, titulado “Del destierro”, un pensamiento análogo al que pronuncia el protagonista de El Paraíso perdido (John Milton, 1667) cuando dice: “¿Acaso te pedí, oh Hacedor, que me alzaras de las sombras?” Un mismo razonamiento lógico en calidad de lamento o reproche que dilucida un existencialismo provocado por la imposibilidad.

En el poema titulado “El signo de tu vientre”, aparece la palabra “signo” por primera vez en un título de poema, y este hecho se repetirá hasta cuatro veces a lo largo del libro: “Los signos del diluvio” “Un signo de pudor grabado a fuego” y “El signo de la duda”. Y es que la semiótica juega un papel muy importante en la poética de Matanzo: “espadas inflamadas” “los viejos instrumentos”, el poeta se vale de un mundo figurativo de imágenes para reproducir la litúrgica agonía que vivieron los enamorados en la primera diáspora de la historia.

No serás más que amor y sueño desvelado / a quien no reconocen nuestros dioses, / huidos del paisaje / por más que te desnudes. Proscritos en su huida vergonzosa, los amantes tratan de aceptar su nueva condición, se aferran a un recuerdo dorado que no hace más que atormentarlos. Cubrimos nuestras pieles / porque somos efebos de los dioses / y anhelamos su beso estimulante, / fieles a la vergüenza, resignados al miedo. // Somos extraños siempre en nuestro cuerpo. Sufriendo la escisión de la inmortalidad, doliendo la pérdida del paraíso, el deseo todavía espejea en la carne dolorida.

En el poema que lleva por título “Cuerpos nombrados como recompensa”, el hablante lírico demuestra ser consciente de que otra vida les espera, una vida quebrada por la vejez y la muerte, una vida desprovista de la belleza original que será cuna y patria de sus descendientes: Pero otra tierra fértil / nos espera como una recompensa / —más húmeda que blanca— / de lápidas quebradas, / rosas marchitas y ángeles de mármol.

“Los ángeles definitivos” es el último bloque. Seis poemas de cariz elegíaco lo conforman. “Los mensajeros del agua” “Huellas alargadas y ecos” “Muerte de las manzanas”, todos los poemas dibujan una dolorosa despedida. La amada se disuelve en una niebla, se transforma en sombra alada, en perfume errante y condenado; mientras su enamorado busca refugio en los destierros sucesivos de las olas, y delega su próximo discurso a la blanca espuma de las mismas. Ambos sucumben en una muerte única, anunciada, un final que es el principio de las consecuencias de sus actos; la culminación de un amor que nació divino y murió mundano convirtiéndolos en leyenda.

A pesar de haber sido escrito hace más de treinta años, el mensaje de A este lado del Evila, sigue vigente e intacto porque narra la historia atemporal de la pérdida de la inocencia, de nuestra inocencia. Así, la mortandad como condena a la entrega de las tentaciones carnívoras, tinta el angustioso discurso del ser enamorado con la efímera poesía de un viviente, que expira su vida y sus pasiones flagelado por el tiempo. Un tiempo que aquí se detiene y se estira, como en una acrílica alegoría enmarcada y colgada en las paredes de un museo.

El testamento de la rosa

blog_tierra_resena_ElTestamentoRosa-460x261

20151101_141824 5

Ficha técnica:

Título: El Testamento de la Rosa

Autor: Heberto de Sysmo

Editorial: Ediciones Cardeñoso

Género: Poesía

Número de páginas: 59

Prólogo: Blas Muñoz

Epílogo: Gregorio Muelas

Diseño de cubierta: Julio Viadel

ISBN: 978-84-8190-783-4

Año de publicación: 2014

«Heberto de Sysmo, seudónimo literario del escritor valenciano José Antonio Olmedo López-Amor, es un autor con una proyección meteórica, que en apenas dos años ha pasado de ser una promesa a un valor firme y seguro, los numerosos premios y menciones que ha cosechado durante este período avalan su ascendente trayectoria, que permite vaticinar una carrera tan perdurable como exitosa.

Su nuevo poemario, El Testamento de la Rosa, publicado por ediciones Cardeñoso y finalista en el VI Certamen de Poesía “Poeta Juan Calderón Matador” 2014, se trata de su segundo poemario publicado y el primero en solitario, pues el anterior, Luces de Antimonio, volumen XI de la Colección “Algo que Decir” del Ateneo Blasco Ibáñez, lo publicó en noviembre de 2011 en coautoría con Okoriades Varacri. En ese primer poemario Heberto de Sysmo reunió en 250 páginas composiciones de las más diversa índole, desde poemas de juventud a otros experimentales, donde ya se advierte la inquietud y afán de superación y riesgo de un autor conocedor de la obligación del poeta de crear lenguaje, de innovar e incorporar nuevos registros, en este sentido Heberto es un sagaz investigador del lenguaje y notable creador de neologismos, que además gusta de rescatar arcaísmos y cultismos para enriquecer y embellecer su discurso, siempre desde el respeto a la tradición clásica, siendo un gran cultivador de su forma más perfecta, el soneto, el cual practica tanto en rima consonante como en verso blanco.

Sin embargo aquí, en El Testamento de la Rosa, Heberto no se deja llevar por los cantos de sirena de la poesía clásica y decide apostar por una forma y un lenguaje más contemporáneo, acorde con los tiempos de crisis que nos toca vivir, así el poeta adapta su lenguaje a la realidad para cantar sin desencanto las muchas virtudes que aún nos quedan y denunciar algunos, si no todos, de los grandes defectos que nos acucian, pues Heberto es consciente, como intelectual activo y comprometido, que sólo por el lenguaje se puede dar el cambio, un cambio de rumbo que nos encauce en la dirección correcta.

Heberto tiene la virtud y la osadía de adoptar un símbolo en apariencia tan manido como la rosa para darle una magistral vuelta de tuerca y mostrarnos un rostro nada amable de las circunstancias y las cosas que conforman nuestro mundo. Así la rosa se muestra frágil en la intemperie de los hombres, pero también incólume frente a las adversidades y es su obstinada resistencia la que permite invocar a la esperanza como una mota de luz esplendente en la oscuridad.

Con un lenguaje altamente expresivo, rico en matices y sugerente en extremo, Heberto se hace eco de los problemas sociales con un aguda crítica que denuncia la inacción y el conformismo que devienen en una general ausencia de compromiso, que se manifiesta en un gran silencio colectivo que no hace más que otorgar legitimidad a una injusticia cada vez más institucionalizada.

Los versos de Heberto de Sysmo nos sumergen en un viaje iniciático por espacios urbanos e infectos, entre tinieblas. Callejuelas, suburbios, infaustas avenidas, son el escenario de una cruenta lucha entre el bien y el mal, entre la virtud y el pecado, pero donde aún es posible el milagro, pues el espíritu, aunque moribundo, aún late como un corazón delator, como posible y necesario recinto de subversión frente al desigual orden establecido.

El volumen, que Heberto dedica a su madre (rosa entre las rosas), se abre con un extenso y apasionado prólogo del poeta valenciano Blas Muñoz Pizarro, que con acierto titula Atrio y donde dialoga con el autor al hilo de las reflexiones que con agudeza e ingenio va trazando sobre los diferentes aspectos que integran el libro, desgranando el contenido de las diversas partes y culminando con una sentida coda personal donde da cuenta de su fraternal amistad con los mejores deseos para un poeta y un poemario que desde el mismo título, tan hermoso y sugerente como el dibujo de la portada, obra del joven pintor surrealista valenciano Julio Viadel, son el bello prolegómeno de un libro que se articula en torno a tres grandes apartados: Imperfección, Transformación y Revelación, a través de los cuales asistimos a un trepidante proceso metamórfico, donde la rosa, alter ego del autor, es testigo, entre frescas fragancias y pestilentes efluvios, de la erosión de los valores, de la caída en un tiempo de abulia y desazón. No obstante, el testamento que erigen estos versos lejos de ser la última voluntad de una esperanza ninguneada por múltiples intereses, acaba siendo un eficaz revulsivo contra la falta de fe y bondad en el mundo. En consonancia resulta muy efectiva la manera sutil de intercalar breves poemas en cursiva a modo de contrapunto, como necesario asidero para el lector activo, como si la voz de la esperanza articulara un discurso paralelo.

En la primera parte, Imperfección, advertimos un tono oscuro y expresionista, así los dos primeros poemas, “Espectros en la niebla” y “No hay Dios en los suburbios” dan cuenta de una realidad tan cruda como fantasmagórica merced a un empleo febril de la metáfora y un vocabulario tan coloquial como erudito. En el tercer poema, “Una obra maestra”, sin embargo, el autor introduce un tono sentimental y melancólico, se trata de una elegía anticipada, donde el autor reflexiona sobre ese fin ineluctable al que nos condena la vida. En “Darte de mí” y “Muda de prejuicios” Heberto realiza un malabarista ejercicio de autocrítica que parte de la imperfección congénita del ser humano: yo sólo alcanzo a ser el molde/ de un medio hombre, imperfecto:/ un medio acantilado/ buscando esa mitad del vértigo/ que lo devuelva a ser montaña, y no abismo; para alcanzar el ejemplo de perfección de la rosa que aunque maculada nos sigue mostrando su belleza exultante, primorosa, limpia de prejuicios. “Los lenguajes imperfectos” es un poema ecléctico, donde Heberto se sirve con destreza del paralelismo para trazar un puente entre la palabra y el silencio, entre la insuficiencia del lenguaje y la locuacidad del deseo. Loable lección la de la rosa que clama a la gallardía del ser humano como mejor aval para aletargar el paso de una esperanza que aunque efímera se hace necesaria para provocar el cambio.

En la segunda parte, “Transformación”, asistimos a la irrupción de la luz de una conciencia que invoca a la esperanza, que a pesar de los numerosos infortunios aún sigue creyendo en ella, que es capaz de respirar el flagrante perfume que emana de la rosa pisoteada, sangrante, y donde sólo el amor, verdadero mensaje de la rosa, puede redimirnos de la mentira, de la maldad, del odio. En esta parte los poemas son más breves y los versos más densos, donde Heberto hace gala de un lenguaje tan elocuente como excelso pues nos seduce su belleza y nos conciencia su sentido.

La tercera parte, “Revelación”, está integrada por dos poemas de ritmo endecasílabo y un tercero parisílabo, donde el autor nos revela quién somos: cuerpo destinado a arder en la venida del invierno; el enemigo íntimo que anida en nuestro interior y que muestra su rostro cada vez que nos asomamos al espejo; aquel que lucha con denuedo, hasta la extenuación, en la linde del sueño, para alcanzar el mensaje divino.

La obra se cierra con un epílogo del que firma estas palabras, donde pretendo resaltar la vigencia y trascendencia de la rosa, con todo su simbolismo, frente a la inmanencia de la oscuridad, que la cerca y lacera, y sobre todo demostrar que el empleo de un lenguaje lúcido y simbólico también sirve para denunciar los grandes males de nuestro tiempo.

En conclusión, Heberto de Sysmo nos ofrece una poética que incide en aspectos tan actuales como eternos, que a pesar de su enfoque testamentario pretende ser todo lo contrario, principio y no fin, a través de un mensaje tan delicado y sugestivo como ese personaje principal que recorre las páginas de un libro muy recomendable para este tiempo de crisis de conciencia y de concienciación».

Gregorio Muelas Bermúdez, publicado en Todoliteratura.es

Poemas del libro recitados por Miguel García Casas:

https://www.youtube.com/watch?v=L85y47IAC5w

https://www.youtube.com/watch?v=LMBE4oPUYw4