Posts etiquetados ‘asociación cultural la platea’

Prólogo a III Encuentro Internacional de Poetas “Ciudad de Valencia” (Asociación Rincón Poético Valle del Vinalopó, 2017).

20171010_17204120171010_17200420171010_172127bnv

Un encuentro internacional de poetas siempre es motivo de celebración y un síntoma de la buena salud, o por lo menos, vitalidad, con la que los amantes de ese bien inmaterial, llamado poesía, afrontan su responsabilidad como activos valores culturales.

La actividad cultural valenciana, en la actualidad, es intensa y variada, más todavía, si centramos la atención en el gremio literario, y dentro de este, si auscultamos el torrente sanguíneo de lo lírico. Intensa, por la cantidad de grupos, asociaciones e instituciones que organizan recitales, presentaciones o premios; y variada, porque prácticamente todas las formas de expresión del hecho poético —y precisamente esa heterogeneidad es uno de sus rasgos de identidad— se encuentran en ella representadas.

José Romero, Presidente  de la Asociación Cultural la Platea y coordinador del grupo literario junto a  José Carlos, relaciones públicas, un colectivo de amantes de la poesía con núcleo en la localidad de Quart de Poblet, en Valencia. Muchas y muy variadas son las propuestas culturales que ambos vienen llevando a cabo en el tiempo, este III Encuentro Internacional de Poetas “Ciudad de Valencia”, encuentro celebrado durante varias jornadas, es una de sus actividades más exigente y compleja, debido a la labor logística que todo evento de esta índole exige.

Este encuentro no se reduce a una reunión de amigos que intercambian poemas con la única finalidad de pasar un rato agradable. Su mayor valor radica en la pluralidad geográfica —y por tanto, lingüística— de sus participantes, así como en la trascendencia literaria de sus poéticas, ya que además de la experiencia vital de los poetas que en él participan, una selección de poemas de cada autor se inmortaliza en el libro que usted tiene ahora entre las manos, esto con el valor añadido de homenajear, además, la obra y figura de Federico García Lorca, el Andaluz Universal al que han precedido en estos encuentros, autores —no menos universales— como Juan Ramón Jiménez o Miguel Hernández.

Dicho esto, me es obligado agradecer a los citados José Romero y José Carlos Llorens, su confianza y generosidad depositadas en mí, ya que al confiarme la redacción de estas palabras introductorias a su citada antología, no hacen más que afianzar entre nosotros un vínculo cultural y temporal que hace tiempo cristalizó en una sana amistad.

Proyectos como este son más necesarios que nunca. Como ciudadanos del siglo XXI, somos testigos de una decadencia socio-política sin precedentes. Por un lado, el capitalismo sigue su curso como flautista de Hamelín y guía a la humanidad a una sociedad tecnócrata, consumista, deshumanizada y controlada por una minoría de élites; y por otro, la violencia, la intolerancia y el odio brotan en el ser humano como síntomas de ese envenenamiento endémico.

Como bibliófilo, aplaudo la iniciativa de convertir en libro el germen de este encuentro. Como bien se sabe, de la oralidad solo quedan rumores, no siempre acertados; el negro sobre blanco que ofrece la escritura, sin duda, favorece que cualquier legado haga más oposición al tiempo. Como persona, entiendo que toda poesía emerge de la experiencia, y no pocas experiencias conlleva viajar, conocer a otros poetas e intercambiar con ellos vivencias y pensamientos. Esta sociedad se ocupa de tener, mientras que los artistas deben poner el foco de atención en ser. Compartir es darse a los demás, pero también, conocer al otro. En la diversidad se halla la riqueza, y este tipo de concentraciones favorece en algunos casos la convergencia de pensamiento de autores de poéticas, en apariencia, divergentes. Ahí radica una de las muchas grandezas de la poesía; como dice el poeta Francisco Brines: la poesía nos educa en la tolerancia.

La cultura, algo que los medios de comunicación de masas confunden y emparentan en sus últimas páginas al ocio, jamás ha sido reducida al entretenimiento, a la celebración popular. La cultura es mucho más. Quienes creemos que en ella se encuentran los principales valores que dignifican al ser humano, entendemos que hay que apoyar iniciativas como las que promueven los amigos de La Platea. En ocasiones, el pueblo se organiza y respondiendo a un estímulo, habla y ofrece sabiamente una solución que debe ser escuchada.

Mi admiración y respeto a José Romero y José Carlos Llorens, defensores de la cultura en Valencia, ciudad en la que su silenciosa y valiosa labor va edificando áreas de abrazo y divulgación de la poesía, así como de otras artes. Y mi felicitación a todos y cada uno de los autores, aquí compendiados, pues en todos ellos, por separado, anida una ilusión inquebrantable, una esperanza que a través del arte va alejándose de lo irreal y materializándose; y en su conjunto, representan una de las más constructivas versiones del ser humano. Espero que estos versos, cada uno a su forma y por más diferentes que parezcan, encuentren acomodo en la mente y el corazón de sus lectores.

José Antonio Olmedo López-Amor

Valencia, 24 de agosto de 2017

Anuncios