Archivos de la categoría ‘crónicas’

   Publicado en “Todoliteratura.es”:

http://www.todoliteratura.es/articulo/presentaciones/poeta-castellonense-manuel-emilio-castillo-presenta-valencia-desierto/20180228131943046719.html

20180227_194221

De izquierda a derecha: Juan Luis Bedins, Jaime Siles, Manuel Emilio Castillo y Ricardo Bellveser.

El pasado martes, 27 de febrero, el emblemático Museo de la Ciudad, en Valencia, acogió la presentación del poemario titulado “Desierto”, del poeta castellonense Manuel Emilio Castillo. El acto, organizado por la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios (CLAVE), tuvo en la figura de Juan Luis Bedins, su presidente, un excelente maestro de ceremonias.

    La tarde, meteorológicamente, no fue muy propicia para una celebración literaria, pero ni la lluvia ni el frío impidieron que una digna afluencia de público arropase al poeta. A Bedins le correspondió presentar, además de a Manuel Emilio Castillo, a dos inmensas personalidades de las letras valencianas, como son Jaime Siles y Ricardo Bellveser. Fue Bellveser quien tomó la palabra y deleitó a los presentes con un soberbio discurso en el cual, además de disertar magistralmente sobre el libro, expuso cuáles son los motivos —a su juicio— que explican el poco e injusto reconocimiento que como poeta ha tenido en su trayectoria Manuel Emilio Castillo; groso modo, un inicio tardío en la publicación, publicación, además llevada a cabo en editoriales de escasa proyección o haber nacido y habitado en una localidad periférica de Castellón, fueron según Bellveser, motivos más que suficientes para que este poeta, cercano por edad a la generación novísima, se haya mantenido fuera del canon.

    Por su parte, Jaime Siles, recién llegado de Málaga, donde ha sido nombrado académico por la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, deslumbró mediante la pertinente lucidez de algunas anécdotas, como al enumerar las claves de un poemario basado en dos ideas nucleares: el amor y el hecho de versar; aunque comentó que también poseía tintes místicos y metafísicos. Alabó la certera precisión lingüística de Emilio Castillo, su economía del lenguaje y la coherente organicidad de un poemario dividido en tres segmentos definidos. Subrayó la importancia de algunos versos del libro, como por ejemplo, los que abren el poema titulado “Convergencia”: Esta es la clave del verso, / la síntesis de la intemperie y la penumbra; y apuntó después que esta definición del verso era más acertada que la de algunos teóricos.

    Bellveser manifestó lo acertado del título, ya que la persona poemática de los versos habla desde el fracaso y la desesperanza. Siguió añadiendo que el tercer apartado del poemario, titulado «Encuentro», supone una poética fragmentada, apreciación que Siles amplió con datos históricos muy relevantes.

     La presentación, en manos de dos poetas, críticos, ensayistas y referentes intelectuales como Jaime Siles y Ricardo Bellveser, se convirtió en una conferencia de extremada riqueza que terminó por emocionar a Manuel Emilio Castillo, quien al término de ambas intervenciones, se fundió en un caluroso abrazo con sus invitados.

    El poeta, conmocionado en igual medida que el público asistente, dio lectura a sus poemas bajo la atenta mirada y el silencio de los allí congregados, silencio que se rompió en aplauso al finalizar la lectura. Tras algunas preguntas formuladas por personas del público, Juan Luis Bedins agradeció la presencia a personalidades y público y dio por clausurada la presentación.

    “Desierto” supone el séptimo poemario para Manuel Emilio Castillo, un autor cuya poesía se aquilata con el tiempo y, en palabras de Bellveser: este libro es un excelente candidato a los Premios de la Crítica Literaria Valenciana del próximo año.

Anuncios
20180223_192231

Juan Luis Bedins y Rosario Raro

El pasado viernes, 23 de febrero, tuvo lugar en Valencia un acontecimiento relevante para su extensa comunidad poética, Juan Luis Bedins (Valencia, 1958), gestor cultural, poeta y presidente de la Asociación de Escritores y Críticos Literarios de Valencia, presentó su último y esperado poemario. Bajo el título “Migración del alma”, publicado en la colección Luna Nueva de la editorial Asociación Literaria “El Sueño del Búho”, este libro supone el regreso de Bedins a la poesía, ya que desde 2005, cuando publicó “Escucho otra cadencia en mi memoria” (Ed. Paginacero), no había entregado un nuevo poemario a la imprenta, exceptuando “Tánger” (Ed. Esvives, 2013), el cual supone un adelanto de “Migración del alma” al ser uno de los poemas que este contiene.

     Pocas veces —y quien conoce la efervescencia poética valenciana sabe el mérito que tiene— la asistencia de público a la presentación de un libro hizo tanta justicia para un autor. El famoso fórum de la Fnac en Valencia, se quedó pequeño ante la afluencia masiva de público. Y es que la figura de Juan Luis Bedins, como gestor cultural, no tiene parangón en la actualidad. Su denodado esfuerzo, no solo por difundir la cultura valenciana, sino por apoyarla como presentador o colaborador, lo ha convertido en un referente muy querido por los autores y el público valenciano. Ilustres poetas de la región levantina, como: Juan Pablo Zapater, Carlos Marzal, Blas Muñoz, Rafael Soler, María Teresa Espasa, Susana Benet o Mar Busquets, no faltaron a la cita.

   La escritora castellonense Rosario Raro, quien también es prologuista del libro, acompañó a Juan Luis Bedins en la presentación. Ambos mostraron una gran química, debido a una amistad fraguada durante treinta años, y comentaron de forma amena cómo se conocieron, anécdotas compartidas y parte del proceso evolutivo de este último libro de Bedins.

    Así conocimos que la cubierta de “Migración del alma” es obra de la también poeta Susana Benet. Bedins, haciendo honor a su humildad, reveló que tras confiar el manuscrito de su libro a algunos amigos escritores, estos le habían señalado algunas ideas que mejorar y de esta forma el libro fue puliéndose en el tiempo.

    El propio autor dio lectura a algunos de los quince poemas que componen este nuevo poemario. Así descubrimos que los versos de esta migración son nostálgicos, algunos, de tema amoroso, por lo general, profundos, descriptivos y reflexivos. El acto, que debido a las muestras de cariño, más que una presentación al uso fue un merecido homenaje, fue clausurado con la actuación musical de Lalo Narbona.

    Escrito en la madurez de un poeta que ama y vive la poesía de forma muy especial, “Migración del alma” supone el sexto poemario para Juan Luis Bedins, un autor que mima cada publicación y al que le queda mucho por decir; un autor cuya labor poética está indisociablemente unida a su no menos relevante gestión cultural.

migracion-del-alma-juan-bedins

Publicado en “Todoliteratura.es”:

http://www.todoliteratura.es/articulo/presentaciones/jose-iniesta-presenta-poemario-eje-luz-libreria-ambreta-valencia/20180203080700046321.html

20180201_192822uyt

   La tarde del pasado viernes, 1 de febrero, fue oscura, lluviosa y desapacible en Valencia, pero todos aquellos quienes tuvimos ocasión de escuchar los poemas de José Iniesta en la voz de su autor, fuimos iluminados por su luz y guarecidos por el calor de su palabra.

    A partir de las siete de la tarde, en la librería Ambreta, de Valencia, dio comienzo la presentación del poemario “El eje de la luz”, un libro editado por Renacimiento que supone el séptimo poemario de su autor. Recayó en las manos de Juan Noyes-Kuehn, filólogo, profesor y poeta, amigo de Iniesta, la labor de introducir a los asistentes a la presentación-recital. De esta forma pudimos conocer que la senda místico-trascendente transitada por el poeta en libros como Y tu vida de golpe (2013) o Las razones del viento (2016) también es hollada en El eje de la luz. Noyes-Kuehn, con acertadas palabras, subrayó que la desnudez del alma del poeta, no solo se expone en los versos, sino también se funde en la densidad de un paisaje que no es solo lontananza, se revela trasunto, hermosa analogía para describir el interior del ser humano.

   José Iniesta comenzó a recitar sus versos con esa forma tan apasionada que le caracteriza y pronto sedujo a un selecto y numeroso público asistente, entre el que se encontraban poetas ilustres de la Comunidad Valenciana, como Juan Ramón Barat y Blas Muñoz. Entre poema y poema conocimos a través de las palabras de Iniesta que una de sus vocaciones se convirtió en oficio, la docencia. La naturaleza en todas sus formas está muy presente en su poesía, hecho influido —según sus propias confesiones— por su cercanía a la tierra, desde su infancia, en parajes tan bellos como La Pobla de Sant Miquel (municipio de la comarca del Rincón de Ademuz) y Oliva (comarca de La Safor).      La contemplación de la belleza se trasluce en los versos de Iniesta en forma de celebración, y dentro de esa celebración la jácena maestra es la luz. Un símil o símbolo tan utilizado en literatura suena a nuevo en los poemas de El eje de la luz, la vitalidad de una poética enraizada en lo terrenal, pero con la mirada en lo celeste, es uno de los rasgos de un autor valenciano que se agiganta como poeta con cada libro. Emoción, sí, pero también meditación, destilan los versos de este libro:

Me basta con sentarme y asentir

en este patio mío donde el sol

resplandece en un muro que se agrieta.

    Puesto que su manifiesta conciencia de vida le insta a escudriñar el recorrido de una nube,  la luz del sol sobre un muro o el rostro de su mujer durante un desayuno cualquiera, el poeta encuentra en algunos sucesos un símbolo, una enseñanza que le obliga a contar y cantar la vida.

    La lectura de poemas terminó con una gran ovación y posteriormente el público tomó la palabra, así el autor pudo departir cercanamente con los asistentes a razón de sus preguntas.

  La poesía de José Iniesta, de hondo calado y sencillez léxica, camina entre la experiencia y lo místico, otorgando, a la manera de los poetas japoneses, una importancia sagrada a la naturaleza, templo real de quien rinde culto a una belleza que —al igual que él—  no malgasta su tiempo con impostadas retóricas.

13934751_32261297810742240_n-1

José Iniesta

978841698196

   Crónica publicada en “Todoliteratura.es”:

http://www.todoliteratura.es/articulo/presentaciones/poeta-granadino-antonio-praena-presenta-valencia-historia-alma/20180128081323046201.html

20180127_191800

 

 La obra (poética) y figura (humana) de Antonio Praena (Purullena, 1973) ha crecido enormemente en los últimos años. Desde que recibió el Accésit del Premio Adonáis por Poemas para mi hermana (2006), sus libros se cuentan por premios: algunos de ellos, los más importantes del panorama lírico español. Historia de un alma (Visor, 2017) fue merecedor del XXVII Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma, y es precisamente con el autor de “Pandémica y celeste” con quien Praena consuena de manera muy particular en este libro.

   El pasado sábado, 27 de enero, en la Librería Ramón Llull —corazón cultural valenciano, gestionado magníficamente por Almudena— se dieron cita algunas de las plumas más destacadas de la región. El evento no era para menos; la asociación cultural Concilyarte organizaba el acto de presentación de Historia de un alma, Mila Villanueva, su presidenta, fue la encargada de presentar a Antonio Praena y Bibiana Collado. De Bibiana, no podemos decir menos: reciente ganadora del Accésit del Premio Adonáis por El recelo del agua, ha sido merecedora del premio Arcipreste de Hita, 2012, por Como si nunca antes y del Premio Complutense de Literatura por Certeza del colapso; por lo que la velada prometía ser de altura poética.

   Ni Antonio Praena, ni Bibiana Collado defraudaron al público asistente. Tras la introducción de Bibiana, en primera instancia, y varias preguntas que la poeta realizó al autor de Historia de un alma, en turnos alternados con la lectura de algunos poemas, pudimos conocer los entresijos de este libro, el cual supone un giro —digamos, lingüístico— en la dicción poética del autor de Yo he querido ser grúa muchas veces.

     De entrada, sorprende la naturalidad, rozando la irreverencia, y el descaro, lindando con la provocación, de un argumento lírico, con destellos místicos, pero a la vez hundido en sus raíces en un hiperrealismo urbano y plagado de personajes tan marginales como pintorescos: consumidores de cocaína, adictos a anabolizantes y tatuajes; quienes, sin embargo, no hacen más que constatar que ante los procesos, etapas y emociones de la vida, como seres humanos, no somos tan diferentes como nos creemos.

     Nada, más cerca de la realidad, son los versos contenidos en un poemario cuyo autor reivindica un regreso a los valores de la moral ante una profunda y expansiva deshumanización global. El autor, manifestó haber encontrado su lugar en el mundo y quizá ello justifique el momento de plenitud creativa en el que se halla desde hace algún tiempo. «Quiero verdad»: afirmó Antonio Praena, y subrayó que uno de los privilegios de una obra artística es que no está obligada a explicarse o justificarse. El arte debe ser y revelarse con naturalidad, favoreciendo con ello el discurrir de las cosas.

   Por mediación de las preguntas formuladas por Bibiana Collado, descubrimos pinceladas biográficas tras la fachada de algunos versos: “Salmo 104” resulta ser la transcripción de una costumbre de monjas contemplativas que el poeta compartió en uno de sus viajes transoceánicos; “Comebolsas” deviene de su experiencia como voluntario en la reinserción de presos a la sociedad; y así, en cada puesta en escena de cada poema se traslucía un embargo interior de inconformismo, una denodada búsqueda de la belleza que no descarta en su empeño visitar —si es preciso— el rincón más insalubre o más oscuro del mundo.

     En Historia de un alma, la pasión y sorpresa del hablante lírico se focalizan bajo una perspectiva burguesa que no duda en mezclar a santo Tomás de Aquino con Dido, sobre todo, si a través de dichos referentes se clarifica un paso a la verdad. Por lo tanto, este libro es una suerte de vínculo entre lo clásico y lo moderno, un homenaje a poéticas y poetas como Jaime Gil de Biedma o Luis Antonio de Villena, donde la palabra acaricia o golpea con la misma contundencia en cada uno de los pasajes que conforman esta actualizada crónica de la decadencia.

20180127_204618,ki

De izquierda a derecha: Mila Villanueva, Antonio Praena y Bibiana Collado.

Publicado en la revista “Todoliteratura.es”:

http://www.todoliteratura.es/articulo/presentaciones/laberinto-venus-narrativa-erotica-maria-teresa-espasa/20171229122713045817.html

25396016_1562196677151288_2281441478672991426_n

Fotografía de José Luis Vila Castañer.

El Museo de la Ciudad (Valencia) se encuentra enclavado en el corazón del centro histórico, junto a la Basílica de la Virgen y el Almudín, en un hermoso edificio señorial. En sus salas, ahora restauradas, pueden apreciarse los ricos fondos pictóricos, propiedad del Ayuntamiento de Valencia, así como exposiciones temporales gestionadas por el Consistorio. En dicho enclave tuvo lugar el pasado viernes, 15 de diciembre, la presentación del libro “El laberinto de Venus”, de la poeta, ensayista y narradora valenciana, María Teresa Espasa.

Isabel Miguel y Lidia López Miguel, editoras del libro y responsables de uno de los sellos editoriales españoles con más proyección del panorama literario, Lastura Ediciones, se desplazaron desde Madrid para estar presentes en un evento literario de primer nivel. Si María Teresa Espasa, autora del libro y persona eminente en el ámbito cultural, dentro y fuera de la Comunidad Valenciana, no necesita presentación y su incursión en la prosa erótica ya es motivo suficiente para levantar expectación; los componentes de la mesa no lo fueron menos. Además de la citada Lidia López Miguel, quien en calidad de editora alabó la trayectoria y capacidad como escritora de María Teresa Espasa, acompañaron a la autora Ana Noguera y Ricardo Bellveser, distinguidas personalidades del mundo cultural y político de Valencia.

Escuchar a Ana Noguera a propósito de sus intervenciones en eventos culturales es siempre un placer para los sentidos. Modelo de elegancia personificada, Noguera hizo gala de su particular precisión y sensibilidad en sus disertaciones sobre el libro. Apuntó el hecho de que el personaje protagonista de todos y cada uno de los relatos del libro sea el mismo, una mujer, de nombre, Tesa. Asimismo, previno sobre la posible identidad de tal protagonista, a lo que amplió Bellveser, apuntando a la posibilidad de que tal personaje sea un alter ego de la autora, ya que la palabra Tesa puede interpretarse como un acrónimo de Teresa.

Bellveser, por su parte, hizo un repaso exhaustivo del libro, relato por relato, subrayando la mirada de poeta de su autora en una narrativa llena de imágenes y alusiones a un sexo, más de sensualidad y amor, que carnal. Puso en valor una sinceridad pasmosa tanto en la identidad de los personajes secundarios, como de algunas situaciones; y señaló con vehemencia que aunque la autora tratase de velar la realidad tras la ficción, todos los personajes eran poetas, algunos, de nombres coincidentes con amigos cercanos, y la esencia de sus relatos, llenos de sensibilidad, sentimiento de culpa, pero también de la inquietud del buscador, resulta ser una petición de atención, un ruego de cariño, misma sed que caracteriza a toda su obra poética.

María Teresa Espasa, poeta de raza, además de ensayista y profesora, confesó que la publicación de su primer libro de relatos ha supuesto algo muy importante para ella. Recientemente recuperada de algunas complicaciones de salud, culminar esta obra, además de una demostración de su versatilidad como escritora, supone su regreso al panorama literario y solo es el principio de una serie de proyectos que pondrá en marcha en el próximo año.

En su intervención, Teresa Espasa agradeció a público e integrantes de la mesa, su apoyo y compañía. Confesó que algunas de las historias contenidas en su libro eran reales y otras, ficticias. Dio paso a diez amigos y escritores valencianos, quienes fueron dando lectura a fragmentos de algunos de sus relatos. A continuación, la lista de intervinientes y los títulos de los relatos mencionados:

Virgilio Fuero “Hablemos de Eros”

Mariam Ferrer “No sé si la memoria”

Heberto de Sysmo “El rincón de D. Antonio”

Ana Fernández de Córdova “El yo ficcionado”

Vicente Barberá “Tuya es la victoria”

Consuelo Sanahuja “El último aliento”

Pascual Casañ “Como mendigo hambriento”

Elia S. Temporal “Cuando llega el otoño”

Blas Muñoz “Los sueños y los días”

Elena Torres “Destinos cruzados”.

MTESPASA_ELLABERINTODEVENUS_PORTADA

Publicado en la página del Ateneo Mercantil de Valencia:

http://www.ateneovalencia.es/poetas-en-el-ateneo-xiv-maria-teresa-espasa-emocion-y-sentimiento-en-un-merecido-homenaje/

20_DSC0180-002_3050x1732

Fotografía de José Luis Vila Castañer.

El pasado viernes, 27 de octubre, en la decimocuarta entrega del ciclo “Poetas en el Ateneo” que presenta Vicente Barberá y coordina Vicente Bosch, el Ateneo Mercantil de Valencia recibió a la poeta María Teresa Espasa.

A partir de las siete de la tarde, al emblemático Salón Sorolla de este centenario Ateneo, fue acudiendo un buen número de público a este ciclo literario, una ceremonia poética, llena de música, recital, entrevista, y en definitiva, una oportunidad única para conocer en profundidad, no solo la obra, sino la dimensión humana del autor invitado que no tiene parangón entre los eventos literarios que hoy se celebran en la Comunidad Valenciana.

Dada la situación convaleciente por problemas de salud de María Teresa Espasa y por su trayectoria literaria y humana, el acto se convirtió en un merecido y emotivo homenaje.

Vicente Bosch, directivo del Ateneo Mercantil, pronunció unas palabras de bienvenida y reconoció la relevante figura de la poeta convocada. Por su parte, Vicente Barberá agradeció a José Luis Vila, José Antonio Olmedo y Virgilio Fuero, sus labores como fotógrafo, cronista y realizador audiovisual, respectivamente.

Asimismo, Barberá, tras citar algunos de los logros acumulados a través de la extensa carrera literaria de Teresa Espasa, como por ejemplo: ser mecenas de varias generaciones de poetas valencianos, su labor como locutora radiofónica, su experiencia como fundadora de la revista Corondel, fundadora de la Tertulia la Buhardilla, su pertenencia al grupo El limonero de Homero o la innumerable organización de recitales y presentaciones; dio paso a Juan Manuel de Zaldúa, músico colombo británico, quien interpretó a la guitarra tres temas musicales.

Barberá dio paso a la sección fotográfica, un apartado donde María Teresa Espasa fue comentando instantes de su vida a través de doce fotografías. Así, pudimos verla en su época de estudiante, con las escritoras integrantes de la Plataforma de Escritoras del Arco Mediterráneo o recibiendo el galardón especial de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana.

A continuación, el poeta, narrador y periodista, Ricardo Bellveser, dio lectura al poema de María Teresa, titulado “Oscurece”, no sin antes dedicar unas agradecidas y cariñosas palabras a quien desde hace mucho tiempo es una buena amiga.

wall_big_23_47_09_836_teresaespasa

María Teresa Espasa

Seguidamente, Barberá dio comienzo a su particular entrevista a la poeta. En esta ocasión, tras cada pregunta, dio paso a dos personas invitadas a leer poemas de la autora, así recitaron hasta un total de quince escritores, quienes agradecieron uno a uno su respeto y agradecimiento a una personalidad de las letras valencianas. Tras la pregunta: « ¿Qué te motivó para realizar aquel gran proyecto de Pliegos de Ítaca? » Juan Manuel de Zaldúa realizó su segunda intervención musical. Los escritores que intervinieron son los siguientes, por orden de intervención: Ricardo Bellveser, Ana Noguera, Blas Muñoz, Encarna Beltrán, Juan Luis Bedins, Mila Villanueva, Virgilio Fuero, Elga Reátegui, Marina Izquierdo, Elena Torres, José Antonio Olmedo, Ana Fernández de Córdova, Mar Busquets, Rosa María Rodríguez y Rafael Soler. También entre las preguntas y poemas recitados, llegó el turno del poema recitado por Virgilio Fuero, una proyección audiovisual en la que declamó el poema titulado “El Montgó”, perteneciente al libro En alguna parte es otoño. El propio Virgilio hizo entrega a Teresa Espasa del vídeo proyectado, como recuerdo del entrañable homenaje.

A través de las preguntas que Vicente Barberá formuló a Teresa Espasa, supimos que uno de los poetas que ha influido en su obra estaba presente en la sala, se trata de Ricardo Bellveser. Supimos también, que la autora de El Congreso recomienda leer mucho a los poetas que están empezando; que uno de sus últimos proyectos es un libro de relatos eróticos y que el premio que más ilusión le ha hecho ha sido el de la Crítica Valenciana.

Tras formularle una tanda de preguntas rápidas, en la que sus respuestas arrancaron risas entre el público, intervino de nuevo Juan Manuel de Zaldúa, pero esta vez acompañado por la voz de Maitechu, su hija, de diez años, quien encandiló al público por su espontaneidad y desparpajo.

Ya para despedir el acto, Vicente Bosch reconoció la emoción y el sentimiento vertidos en este encuentro, felicitó a Teresa Espasa en nombre del Ateneo Mercantil y Vicente Barberá pronunció palabras de agradecimiento a todos los presentes y colaboradores; anunció que el próximo poeta invitado al ciclo será Antonio Porpetta e invitó a María Teresa a recitar algunos poemas propios. Como colofón, la autora fue obsequiada con un espléndido ramo de flores y el acto terminó con la tradicional fotografía colectiva.

 

19399341_10213254086256610_4619363269281560315_n

El pasado viernes, 23 de junio, el Salón de Actos del Ayuntamiento de Quart de Poblet (Valencia), acogió la presentación oficial de la antología poética “50 voces”, uno de los frutos del ingente Proyecto Nacional de Cultura “Granada Costa”.

José Romero, gestor cultural y presidente de la agrupación literaria La Platea, fue el encargado de presentar la ceremonia en calidad de coordinador de dicha antología y prologuista y poeta de la misma. A su lado, una de las poetas más distinguidas de Valencia, Carmen Carrasco Ramos, intervino también como poeta antologada, y además como Delegada Nacional de Poesía del proyecto Granada Costa.

En su intervención, Carmen Carrasco dio a conocer algunas pinceladas de lo que integra el proyecto Granada Costa. Así pues, mencionó que desde hace 18 años la Fundación edita el periódico “Granada Costa. Proyecto Nacional de Cultura”, de ámbito nacional. Un trabajo de 64 páginas editado a todo color bajo el sello Granada Club Selección, otro de los baluartes de dicho núcleo cultural.

Bajo el sello Granada Club Selección han sido publicados cientos de trabajos, no solo literarios, sino también discográficos.

20170623_194828

Otra de las actividades de dicho proyecto es la convocatoria de 10 certámenes literarios, algunos de participación libre, y de muy diversas temáticas: poesía amorosa, mística, infantil, de navidad, también relatos; sin duda, una acertada propuesta que hará ampliar la ya de por sí amplia lista de socios que integran dicho proyecto.

Por su parte, José Romero introdujo brevemente a la antología, un libro en el que 50 poetas, procedentes de toda la geografía española, componen un excelente repertorio cultural y lírico. En sus más de 200 páginas se encuentran poemas de muy diversa índole: poesía amorosa, social, celebratoria, mística o de la experiencia, un buen ejemplo de la variedad de la práctica poética española, aunque en este caso, con una clara tendencia al clasicismo.

Como presidente del Grupo Literario La Platea, José Romero comentó lo satisfactorio que fue, tanto a título personal, como para todos los socios, la convocatoria y entrega de premios del I Concurso “Quart de Poblet es Poesía”, un certamen dirigido a todos los colegios de esta localidad valenciana en el que destacó el alto índice de participación juvenil.

Para finalizar el acto, algunos de los poetas del Grupo La Platea, así como poetas participantes de dicha antología, recitaron poemas del libro. Para finalizar, tanto público como participantes disfrutaron de un Vino de Honor.

El acto fue cubierto gráficamente por el escritor y gestor cultural José Carlos Lloréns.

 

20170623_195405

A continuación, la nómina de autores antologados:

20170625_142610

20170625_1426251.jpg

Publicado en el blog de Vicente Barberá:

http://vicentebarbera.blogspot.com.es/2017/05/poetas-en-el-ateneo-cronica-de-jose.html?m=1

Publicado en la página web del Ateneo Mercantil de Valencia:

http://www.ateneovalencia.es/poetas-en-el-ateneo-xii-blas-munoz-en-la-poesia-siempre-hay-que-buscar-la-voz-propia/

(Todas las fotografías son autoría de José Luis Vila Castañer).

4_DSC4640-001_3400x1912

De izquierda a derecha: Vicente Barberá, Blas Muñoz y Vicente Bosch. (José Luis Vila Castañer)

 

Presentación

Un 25 de abril nacieron Leopoldo Alas “Clarín” y José Ángel Valente, y por azar del destino, también un 25 de abril —o quizá por justicia poética— el poeta Blas Muñoz Pizarro visitó el ciclo Poetas en el Ateneo, un distinguido foro por el que han dejado huella algunos de los mejores autores líricos valencianos.

Celebrado en el Salón Sorolla del Ateneo Mercantil, uno de los coliseos culturales más señeros de la ciudad de Valencia, dicho ciclo es coordinado por Vicente Bosch, presente en la mesa, y presentado por Vicente Barberá, poeta y compañero del poeta invitado en el grupo literario El limonero de Homero.

A partir de las 19 horas fue llegando el público, hay que destacar que el aforo se llenó, algo que subraya la importancia de Blas Muñoz en el círculo poético valenciano, ya que como viene siendo una costumbre, el mismo día y a la misma hora, los actos literarios se solapan en Valencia.

4b-_DSC4638-001_3400x1910

Entre el público, algunas de las personas más relevantes del panorama cultural valenciano se dieron cita en lo que, más que una exposición de vida y obra del poeta, se convirtió en un homenaje: Jaime Siles, Pedro J. de la Peña, Ricardo Bellveser, Pedro José Moreno o Elena Torres, fueron algunos de los escritores que acudieron al evento.

Quiero hacer visible la extraordinaria labor de José Luis Vila Castañer, reconocido fotógrafo valenciano, quien es el encargado de inmortalizar a través del objetivo de su cámara estos cíclicos encuentros con poetas destacados.

Vicente Bosch tomó la palabra para agradecer a Muñoz Pizarro su presencia en este proyecto, además de manifestarle su admiración como reconocido poeta, y no menos, mejor persona y amigo. Bosch subrayó el importante compromiso del poeta con la entidad convocante, por lo que terminó su intervención poniendo en valor no solo todo lo que Blas Muñoz ha dado al Ateneo Mercantil como persona, sino también la aportación global del grupo al que pertenece, El limonero de Homero, compuesto además por: María Teresa Espasa, Joaquín Riñón, Antonio Mayor y Vicente Barberá; grupo literario que coordina el Aula I de Poesía del Ateneo.

Era de prever que entre Vicente Barberá, como conductor del encuentro y buen limonero, y Blas Muñoz, surgiesen confidencias y la química de una amistad unida por la poesía deparase momentos de entrañable complicidad.

El Proyecto Poetas en el Ateneo acostumbra a dividirse en tres partes: exposición fotográfica, entrevista de Barberá al poeta invitado y ronda de preguntas del público, todo esto alternado con la proyección de un vídeo y un breve recital a cargo de poetas invitados.

Antes de dar paso a la primera fotografía, Vicente Barberá recordó que por este ciclo han pasado hasta once poetas de la talla de Antonio Cabrera, Jaime Siles, Ricardo Bellveser, Sergio Arlandis, Guillermo Carnero, Vicente Gallego, Rafael Soler, Francisca Aguirre, Pedro J. de la Peña, Juan María Calles o Carlos Marzal. Con la presencia de Blas Muñoz se cierra un periodo que culminará en su próxima entrega para dar paso al parón veraniego, siendo su pretensión reanudar la actividad ya entrados en septiembre. Invitó a los presentes a hacerse con uno de los dípticos sobre el poeta y su poesía que se ofrecían en la entrada al recinto y explicó que estos encuentros pretenden, no solo conocer la labor literaria del poeta convocado, sino también, y lo más importante, conocer un poco más su dimensión humana.

Fotografías

Así pues, dio comienzo el primer bloque. Apareció proyectada en la pantalla una fotografía en blanco y negro donde una joven señorita, ataviada con un vestido y un paraguas oscuros, sonríe a la cámara en mitad de unas vías de tren; el poeta ilustró al público al contar que aquel paisaje era la estación de Aragón (1972) y reveló que aquella mujer era Mercedes, a quien se dirige como Merche, su esposa, presente entre el público, y sus palabras y sus ojos se llenaron de luz. Con aquella pintura, el poeta rememoraba el drástico cambio que sufrió su vida, ya que enamorarse supuso pasar del narcisismo del yo a la entrega sin condiciones, lo que le llevó a escribir el poema “Consumación” y culminar así un poemario que llevaba entre manos, se refería, por supuesto, a Naufragio de Narciso.

La siguiente fotografía mostraba un autógrafo de Juan Gil-Albert, poeta admirado por Blas, quien tras las periódicas visitas de un joven y prometedor poeta, tuvo a bien, no solo dedicarle una de sus obras —Concierto en «mi» menor. Homenaje a Marcel Proust (1974) , sino a esbozar dentro del mismo autógrafo y en palabras de Muñoz Pizarro: la primera crítica a su poesía.

De la nostalgia y veneración de los que, sin duda, son momentos cruciales e imborrables en la etapa de un poeta joven, pasamos a la fotografía número tres, donde el reconocimiento del mundo literario y los primeros pasos de un autor comienzan a hacerse realidad. En esta fotografía en blanco y negro vemos a un Blas Muñoz muy joven y delgado, recogiendo el Premio Nacional de Poesía José Antonio Torres en la ciudad de Tomelloso. Vestido de esmoquin y pajarita, el autor comenta que justo detrás, se encontraba el poeta Antonio Gala. A lo que añade que entre el jurado que lo premió se encontraban el poeta Félix Grande, Eladio Cabañero y García Pavón. El pregonero de las fiestas ese año fue Francisco Umbral y tuvo el privilegio de ser nombrado pregonero para el año siguiente. Sin duda, un espaldarazo para alguien que todavía no había cumplido treinta años y tenía mucho que decir.

El poeta nicaragüense afincado en Valencia, Ricardo Llopesa, amigo de Blas Muñoz desde finales de los años sesenta, es quien aparece en la siguiente fotografía. Recordemos que Muñoz Pizarro tras publicar en 1981 Naufragio de Narciso, mantuvo un silencio editorial hasta el año 2007, momento en que finaliza La mirada de Jano, que fue publicado en 2009 por el Ayuntamiento de Petrer. En este nuevo momento crucial, fue Ricardo Llopesa quien le abrió las puertas de sus tertulias literarias en Valencia, hecho que acabaría siendo decisivo para desencadenar el éxito y repercusión de la etapa posterior del poeta.

No podía faltar una instantánea sobre El limonero de Homero, sus cinco componentes aparecen en la quinta fotografía, lo que aprovecha Blas para dar lectura a una décima compuesta expresamente para ellos. Sobre este grupo hablaremos más adelante, a colación de las preguntas que formulará Barberá.

Con motivo de un viaje a Portugal, y aprovechando que este evento se celebró en el aniversario de la «Revolución de los Claveles», en la siguiente fotografía aparece el poeta posando frente a una librería con un ejemplar de Mensagem, el único libro de Pessoa publicado en vida, hecho que lo llevó a improvisar “Rua do Carmo” un poema que regalará posteriormente a sus compañeros de El limonero, y que lo llevará también a reflexionar sobre el mismo hecho de la improvisación en su poesía: pocas veces sirve un poema escrito deprisa.

En la séptima fotografía vemos al ya desaparecido poeta José Luis Parra, en un instante del año 2011, en el también desaparecido Café Malvarrosa de Valencia. Blas Muñoz recuerda ese momento con sentimientos encontrados, puesto que por un lado, gracias al recital que allí ofreció consolidó su amistad con Juan Pablo Zapater, Francisco Benedito y Víctor Segrelles, hoy editores de la revista 21veintiunversos y entonces gestores culturales de uno de los foros poéticos más emblemáticos de Valencia. Y por otra parte, su amistad con Parra lo llevó a encargarle la presentación de su libro La herida de los días, pero poco después cayó enfermo y falleció. Por este motivo el siguiente libro de Blas Muñoz, En la desposesión, está dedicado emotivamente a José Luis Parra.

Con el motivo de la obtención de otro premio literario, en este caso el Memorial Bruno Alzola García (2011), en la siguiente fotografía vemos a Blas Muñoz en el que sería su tercer encuentro con el maestro Antonio Gamoneda. El momento retratado transcurre en Asturias, en el restaurante La Sauceda, propiedad de Ramón Alzola. Este momento fue una ocasión para manifestar su admiración por el poeta ovetense, así como la satisfacción por haber merecido un prestigioso premio a un soneto clásico.

Sin embargo, de los muchos reconocimientos que Blas Muñoz ha obtenido, El Premio de la Crítica Literaria Valenciana que obtuvo en el año 2012 por su obra La herida de los días, es como él mismo manifiesta: su más preciada distinción. Por ello, la siguiente fotografía recuerda el instante en que Juan Luis Bedins, presidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, le hace entrega del citado galardón.

A continuación, y refiriéndose a una presentación en la Sociedad General de Autores y Editores de Valencia (SGAE) de su libro En la desposesión, un libro por el que consiguió el premio Flor de Jara de la Diputación de Cáceres, el poeta señaló a sus acompañantes aquel día, y no eran otros que Mila Villanueva, presentadora y organizadora del acto a través de Concilyarte, la asociación que preside; Ana Noguera, quien disertó magníficamente sobre el libro y el poeta valenciano José Antonio Olmedo, quien aquel día asistió a la presentación como parte del público y terminó anecdóticamente tocando el piano en el escenario, debido a la ausencia de la pianista anunciada.

La siguiente fotografía, tomada por Guadalupe Grande, rememoró un encuentro en Madrid, en casa de Francisca Aguirre, viuda de Félix Grande. Muñoz Pizarro acudió a la capital acompañando a María Teresa Espasa, quien presentaba en Madrid su libro Tanto y tanto silencio (2014) y a ambos les acompañaba su buen amigo y también poeta, Ricardo Bellveser. Blas recordó que mientras se celebraban en la capital los fastos por la coronación de Felipe VI, todos ellos disfrutaron de una velada íntima e inolvidable.

Marta Hazas, la popular actriz nacida en Santander y protagonista de series televisivas como Velvet o El internado, acompaña a Blas Muñoz en la penúltima fotografía. Tomada en diciembre de 2014 durante la gala de entrega del Premio Laguna de Duero de Valladolid, galardón que obtuvo Blas y gala en la que la actriz participó junto a Javier Veiga, esta instantánea sirvió para que el poeta valorase a esa juventud que lucha, representada en la actriz, pues no solo trabaja en cine y televisión, sino también en el especialmente exigente teatro clásico.

Y para terminar con la sección fotográfica, Blas comentó una instantánea en la que aparecieron Sergio Arlandis, Gregorio Muelas, Mila Villanueva y José Antonio Olmedo. De Sergio Arlandis comentó que escribió un excelente prólogo a su libro De la luz al olvido, un trabajo por el que le está muy agradecido; añadió que Arlandis es uno de los grandes poetas de su generación, además de investigador, por lo que anunció su próxima visita a la Feria del Libro de Valencia en unos días, e invitó a los presentes a conocer (In)verso, su último poemario. A Gregorio Muelas, con quien comparte una buena amistad, se refirió como autor del interesante libro de haikus La soledad encendida, una publicación en coautoría con José Antonio Olmedo, también presente, y a ambos incluyó también en su comentario sobre la nueva revista de crítica y poesía, Crátera, ya que son editores y críticos de la misma, deseándoles una larga y próspera trayectoria en esta nueva etapa. De Mila Villanueva destacó su magnífica labor al frente de Concilyarte, una de las asociaciones valencianas de mayor auge en la actualidad, y alabó también las cualidades como escritora de la autora de Bajo la luna de Kislev. Y por último, Muñoz Pizarro deseó al libro La flor de la vida de José Antonio Olmedo, actualmente nominado a los Premios de la Crítica Literaria Valenciana, la mejor de las suertes y un largo recorrido, pues a su parecer es uno de los libros de poesía más interesantes que se han publicado en Valencia durante el pasado año.

6-Poesia-con-Blas-Muñoz1-001_3300x2062

Collage de las fotografías comentadas. (José Luis Vila Castañer)

Entrevista y recital

Vicente Barberá, en adelante (V.B.), confesó que su amistad con Blas Muñoz (B.M.) se remonta diez años en el tiempo. La culpa de su primer encuentro fue de Joaquín Riñón, ya que los invitó a ambos a la boda de su hija mayor. Aquel fue el momento fundacional de El limonero de Homero, grupo literario con el que han ofrecido más de cuarenta recitales, tanto en Valencia como por el resto de la geografía española. Siguiendo con las palabras de Barberá, admitió que de Blas admira muchas cosas, por ejemplo, su meticulosidad a la hora de trabajar los poemas. Blas es un arquitecto del verso, perfecto conocedor del metro clásico, en su poética abunda el verso medido y su escrupulosa y precisa armonía siempre ha dado que hablar en los corrillos literarios. Por este motivo, Barberá contó que expuso uno de sus poemas a Muñoz Pizarro, fue en el año 2007, y el poema en concreto “El triunfo del amor”. Este gesto es una costumbre cotidiana entre los miembros de El limonero, ya que su amistad y también la experiencia y magisterio de sus componentes hacen posible que de unos a otros opinen de sus obras con naturalidad, con la sana aspiración de aprender y perfeccionar sus textos. El laudo de Blas no dejó indiferente a Vicente, ya que le escribió dos folios de correcciones y recomendaciones demostrando lo que ya sabía: siempre se ha tomado la poesía muy en serio.

Barberá siguió comentando con vehemencia que admira a Muñoz Pizarro por su capacidad para interpretar el sentido de los poemas, su vocación docente unida a su habilidad para desentrañar esa historia subterránea de los versos lo convierten en un artista de lo formal, un excelente poeta, de mucho oficio, perfeccionista y con dominio de la técnica, en definitiva: un maestro con mayúsculas.

V.B: — ¿Para ser un buen poeta es necesario el dominio de la técnica?

B.M: —Sí. Es preciso practicarla hasta dominarla, como también es preciso el proceso de corrección. Hay que escribir métrica sin contar los versos. Antonio Machado decía: líbrate del verso cuando te esclavice. El poema no debe forzarse.

(Pascual Casañ recita el poema “De anaranjadas sombras” contenido en el poemario La mirada de Jano).

V.B: — ¿Por qué ahora no escribes poesía?

B.M: —Nunca me obligo a escribirla. Tampoco sé por qué lo hago cuando la escribo.

V.B: — ¿Es verdad que sufres mientras escribes?

B.M: —Sí, si el poema no es bueno. Si eres exigente con tu trabajo siempre hay una insatisfacción al no estar seguro de dar al poema lo que este te pide. Generalmente, el poema me revela su mensaje cuando lo termino.

V.B: — ¿Qué es la poesía para ti?

B.M: —Si hablara como profesor, diría que es una transgresión, la separación del significante y significado para crear esa grieta abierta en el signo (palabra, poema, obra) una nueva significación. Pero sería insuficiente. La poesía no se agota en ninguna definición, y menos aún si se pide brevedad. En el acto poético, de escritura o de lectura, la realidad se muestra como una revelación intensa por la que una inteligencia emocionada crece en conocimiento y en comunicación. En otras palabras, es la palabra justa en el momento preciso con una carga de emoción que no empañe el poema pero que actúe en el lector.

(Antonio Mayor recita el poema número diez de “El paso de la luz” contenido en el libro De la luz al olvido).

V.B: —De tus poetas preferidos cita tan solo cuatro, tres españoles y uno extranjero.

B.M: —Podría decirte el nombre de 34 poetas. Pero te diré: Garcilaso, Góngora, Claudio Rodríguez y Rilke.

(Recita Joaquín Riñón el poema titulado “Como otras veces” incluido en el libro La mano pensativa).

V.B: — ¿Por qué elegiste el poema titulado “Si de mí hablo” para que aparezca en el díptico?

B.M: —Porque podría decirse que ese poema es como mi propia poética. Nunca sé lo que voy a escribir, cuando escribo no sé a dónde voy. Es al final del poema, como he dicho antes, que el poema se revela, excepto en los poemas de ocasión, dedicados, o cosas así.

(Se proyecta el vídeo realizado por Virgilio Fuero, en el que él mismo recita el poema titulado “Im promptu” perteneciente al libro De la luz al olvido. Terminada la proyección, Fuero regala al poeta el CD con la grabación del mismo).

V.B: — ¿Después del Premio de la Crítica Literaria Valenciana qué otro premio de los que has conseguido consideras más importante?

B.M: —Quizás el Premio del Gobierno de Aragón que me fue entregado por el libro La herida de los días.

(Recita Juan Ramón Barat el poema titulado “Insomnio” incluido en los pecios de la antología De la luz al olvido).

V.B: — Si El limonero de Homero no fuera perfecto ¿cómo podría serlo?

B.M: —Con la interacción de todos ha mejorado con los años. Todos hemos mejorado. La amistad permite decirse con sinceridad las imperfecciones del poema para mejorar.

(Recita Mar Busquets el poema titulado “Nana de tu ausencia”, perteneciente al libro El Limonero de Homero III).

Vicente Barberá anuncia que El limonero de Homero ya prepara su cuarto libro conjunto y da comienzo la ronda de preguntas rápidas.

V.B: — ¿Qué admiras de un poeta?

B.M: —Autenticidad.

V.B: — ¿Qué te hubiese gustado ser además de poeta?

B.M: —Lo que soy.

V.B: —Algo que detestes.

B.M: —El orgullo.

V.B: — ¿Dónde te gustaría vivir, que no sea Valencia?

B.M: —En Cuenca.

V.B: —Nombra un poeta vivo al que admires.

B.M: —Francisco Brines.

V.B: — ¿Cerveza o vino?

B.M: —Vino.

V.B: — ¿Pintura o poesía?

B.M: —Poesía.

V.B: — ¿En qué te gustaría ser mejor?

B.M: —Me gustaría ser mejor como padre, esposo y abuelo.

V.B: —Cita un poema cuya lectura haya sido importante para ti.

B.M: —El primero de Don de la ebriedad de Claudio Rodríguez.

(Termina la ronda de preguntas rápidas y Blas Muñoz lee algunos de sus poemas).

En primer lugar, el poeta da lectura  al poema “Ella bajo la lluvia” de 1972, inspirado en la fotografía expuesta anteriormente de su esposa Merche, cuando era joven, tomada en la estación de tren de Aragón.

Seguidamente, Muñoz Pizarro comenta que su amigo José Luis Parra le dedicó el poema “Cortes de luz” en su último libro, un texto en el que se evocan los tiempos difíciles de la posguerra. Razón por la cual, Blas Muñoz lee el poema citado y además el poema “1950 (por ejemplo)”, perteneciente a su poemario La herida de los días y lo dedica y lee con tanto cariño hacia su amigo que no puede evitar emocionarse.

Para terminar sus lecturas, Blas recitó un soneto clásico titulado “La mano pensativa” contenido en su libro de mismo nombre.

5-Poesia-con-Blas-Muñoz-006_3300x2475

Escritores que leyeron poemas del autor invitado. (José Luis Vila Castañer)

Ronda de preguntas del público

Juan Ramón Barat: —Cuando te leo siento que se te entiende, pero con profundidad, eres claro y profundo a la vez. ¿Defiendes claridad y profundidad en la poesía?

B.M: —Pienso que a eso deberían responderte los lectores. Cambio de registro y es muy difícil etiquetarme. En mi libro En la desposesión hay algo de poesía hermética, pero la claridad o el hermetismo vienen dados al autor. Pertenezco a la generación novísima por edad y en mis inicios bebí de ellos, de su culturalismo.

Rafael Pla López: — ¿Una buena poesía debe sorprender o sonar?

B.M: —La sorpresa o la ruptura son relativas, a veces son mínimas, pero necesarias. Hay que prescindir de tópicos, huir de lo trillado. Si suena mucho un poema, malo. Hay que buscar siempre la voz propia.

Salvador Garay: —Me sorprenden tus poetas favoritos.  ¿Qué fue de aquel Blas amante de Rafael Alberti en sus comienzos?

B.M: —He admirado a muchos, Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero, Manuel Álvarez Ortega, aunque he ido por etapas. He bebido de muchas fuentes y de Alberti bebí cuando fui adolescente.

Ricardo Bellveser: —En que puede haber poesía no escrita supongo que todos estaremos de acuerdo. Yo también abogo por la claridad en la poesía, las vanguardias espantaron a mucho público de la poesía, tanto experimentar hizo que la mayoría de personas no comprendiesen los poemas. Hay que recuperar la poesía-verdad.

B.M: —Sin dejar de estar de acuerdo, pienso sin embargo que la poesía debe tirar del lector, debe hacerlo crecer. En la ruptura, en la grieta está el poema. También es necesario un punto de extrañeza para desarbolar las convenciones y empujar al lector a terminar el poema.

(A petición de Vicente Barberá una persona del público se presta voluntaria para dar lectura al poema que figura en el díptico y con el que se clausurará el evento).

Antes de dar lectura al poema “Si de mí hablo”, el voluntario confiesa haberse emocionado con lo expuesto en el acto.

8b-Poesia-con-Blas-Muñoz-002_3300x2475

Ronda de preguntas del público. (José Luis Vila Castañer)

Despedida

Vicente Barberá agradece la presencia de todos los asistentes y cede la palabra a Vicente Bosch, Directivo del Ateneo, que emplazó a los allí presentes a interesarse por la próxima entrega de los premios literarios que organiza y concede el Ateneo Mercantil de Valencia, una previsible fiesta de las letras que tendrá lugar los días 10 y 11 de mayo. Por último, despidió el evento no sin antes agradecer al público y a todos los participantes su presencia y colaboración.

12_DSC4702-001_3400x1917

Foto general. (José Luis Vila Castañer)

Publicado en Todoliteratura.es:

http://www.todoliteratura.es/noticia/12306/presentaciones/amparo-andres-presenta-en-la-sgae-de-valencia-metamorfosis..htmlhttp://www.todoliteratura.es/noticia/12306/presentaciones/amparo-andres-presenta-en-la-sgae-de-valencia-metamorfosis..html

amparo 8

Amparo Andrés Machi

El pasado martes, 4 de marzo, el salón de actos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de Valencia, acogió la presentación oficial del último libro de Amparo Andrés Machi, narradora y poeta valenciana, además de grafóloga.

Metamorfosis, publicado bajo el sello luso Chiado Editorial, es el tercer libro de esta autora, conocida también por su seudónimo “Stelmarch”, quien ya publicó en esta misma editorial su anterior libro Cuentos neuróticos.

amparo 16

José Vicente Peiró, Doctor en Filología Española y gran especialista en literatura paraguaya, además de presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana, fue el encargado de dirigirse al público en primer lugar. En su intervención, Peiró señaló el crecimiento literario que ha experimentado Andrés Machi en los últimos años. Seguidamente apuntó qué géneros literarios componen Metamorfosis, ya que, según sus propias palabras, esta obra es una miscelánea formal. Artículo ensayístico, relato, poemas o prosemas, son algunos de los formatos que utiliza la autora para elaborar la estructura de este libro.

amparo 18

José Vicente Peiró

Siguiendo con la exposición de Peiró, el profesor confesó que esta lectura abre el debate entre el lector y la autora —entre otras cosas— por los manifiestos morales e intelectuales que contiene, ya que, la condescendencia no es el tono habitual en los textos, Andrés Machi posee un firme criterio sobre la vida y el mundo que le rodea y con la misma firmeza lo expone, sin tapujos. A pesar del carácter ensayístico y poético de la mayoría de sus textos, José Vicente Peiró, en un intento por etiquetar una obra tan ecléctica, advirtió que la autora tuvo que abstraerse de la realidad para contar la suya propia e identificaba cierto grado de impresionismo, además de una importante influencia borgiana, hecho que lo llevó a evocar El hacedor, por sus múltiples analogías con esta obra.

Por su parte, Mar Busquets-Mataix, poeta, narradora y licenciada en Filología Hispánica, abordó en su intervención aspectos más argumentales del libro. Propuso que la obra, en general, es una gran reflexión sobre la vida, pero también sobre la cultura. Su afilado análisis previno de un lenguaje metafórico en el que —según palabras de la autora— lo semántico-semiótico, además de permitirle indagar sistemáticamente en los campos que aborda, constituye una suerte de mirada lúdico-crítica con una clara vocación agitadora, pero también concienciadora.

amparo 13

Mar Busquets-Mataix

Así pues, Busquets-Mataix valoró positivamente la libertad creativa de la que hace gala Andrés Machi y señaló la importancia alegórica de cada elemento incluido en los textos, como por ejemplo, la arquitectura laberíntica de esas ciudades-símbolo en las que la vida se ahoga. La vida es uno de los temas troncales del libro, vida como reflejo de literatura y viceversa, pero también el amor. Busquets-Mataix, para finalizar, apuntó que la obra en sí contiene una velada aspiración al misticismo, razón por la cual justifica que, aun tratándose en gran medida de narrativa, los textos de Andrés Machi rezuman poesía.

Amparo Andrés intervino en último lugar. Como es lógico, agradeció las aportaciones de sus invitados y reveló que un problema de salud acaecido hace unos años hizo que se tomara esto de la literatura más en serio. Esa consciencia vital la animó a vivir la vida intensamente, aunque solo fuese para poder empaparse de experiencias que poder verter en sus escritos. Y ahí radica una de las claves de este libro. Su título, “Metamorfosis”, alude a ese proceso que sufre la conciencia desde que experimenta la emoción hasta que la “filtra” a través de la razón y el lenguaje. Ese proceso de [d]estilación es una singularidad en cada individuo, ya que en él intervienen tanto sus particularidades dadas como ser humano, como sus aprendizajes.

amparo 14

La autora dio lectura a sus propios textos: poemas, artículos, prosemas y relatos, y dimensionó con ello todo lo expuesto por los intervinientes. Su fe, y a su vez, incredulidad en la palabra, quedaron patentes en el cariz inquieto e inconformista de sus cuentos. No dar nada por sentado invita al cuestionamiento, la pregunta lleva a la reflexión, y la reflexión, por muy doloroso que sea el proceso y el resultado, será quizá lo más cerca que jamás estaremos de la verdad.

En el turno de preguntas del público, Blas Muñoz Pizarro, reconocido poeta y profesor de latín, comentó que el crisol de formas de Metamorfosis le recordó a Mesa revuelta, de Juan Gil-Albert, una obra poco citada de su autor, pero traída al pelo para reivindicar una práctica en paulatina muerte, para algunos, y en claro resurgimiento en la literatura actual, para otros, como es el híbrido, el collage o el amalgama.

cubierta

17671402_10212690774889020_471576510_n

De derecha a izquierda: Rafael Soler, Sara Juárez, Ricardo Bellveser, Robert Archer y Sergio Arlandis.         Fotografía: Hasbia Ma

El pasado miércoles, 29 de marzo, en la Librería Ramón Llull de Valencia, y en un acto organizado por la asociación cultural Concilyarte, tuvo lugar la presentación del libro “Primavera de la noche”, el más reciente poemario del poeta, periodista, ensayista y narrador valenciano, Ricardo Bellveser. Como no podía ser de otra manera, el acto reunió a un numerosísimo público, un público en el que se encontraban algunas de las personalidades más destacadas de la cultura valenciana. No era para menos, “Primavera de la noche” corona cuatro décadas en la vida poética de Ricardo Bellveser, para ello, y presentados por Mila Villanueva, organizadora del evento, también escritora y presidenta de Concilyarte, tres grandes escritores arroparon al poeta y lo hicieron por este orden: Sergio Arlandis, Rafael Soler y Robert Archer.

Arlandis, destacado poeta y crítico literario, intervino como editor, ya que en la actualidad es el responsable editorial de tres colecciones de la editorial Calambur, sello bajo el que está publicado “Primavera de la noche”. Sus palabras fueron breves, pero concisas y en ellas se trasluce la admiración y el respeto que siente por Bellveser: «Los solitarios y sus amigos es una colección en la que hemos publicado poetas como Gamoneda o Antonio Colinas y sin duda, con la inclusión de Ricardo Bellveser, esta colección se enriquece».

Por su parte, Rafael Soler, poeta valenciano radicado en Madrid, habló de la importancia del título del libro, lo definió como una suerte de equilibrio antitético, entendiendo por «primavera» quizás el primero de los cuatro estadios temporales que anteceden a esa postrera «noche» o transfiguración de la muerte. También apuntó el momento de madurez e introspección del autor, obligado por sus propias reflexiones vitales, al recuerdo, a las ausencias, al amor y sus reconocibles huellas en el tiempo. Sus palabras compusieron un tributo de prosa poética, no solo por su belleza, sino por su solemnidad y hondura.

Robert Archer, escritor e hispanista londinense, residente en Valencia, con no menos vehemencia, sino con sorpresa y fascinación añadidas, reveló que la lectura de “Primavera de la noche” le había hecho reflexionar acerca de las cuestiones existenciales que en libro se tratan, y aún más, confesó que los versos de Bellveser lo subyugaron también en sueños. Este hecho —según palabras textuales del propio Archer— le hizo reconsiderar su postura ante la vida y el paso del tiempo, acercándose con ello a la actitud de un amigo al que por anteriores opiniones sobre temas de esta índole, creía diferente.

17690515_10212690783649239_1668399212_n

Fotografía: Hasbia Ma

Ricardo Bellveser tomó la palabra y como es lógico, agradeció debidamente a sus compañeros de mesa todo su cariño y generosidad. Ya dirigiéndose al público, el poeta apuntó que la poesía debe recobrar la verdad, es decir, todo lo que los poetas románticos consiguieron —en lo que acercar la poesía a toda clase social se refiere—, fue destruido por los vanguardistas. Según Bellveser, la poesía demasiado intelectual, irracional, surrealista, experimental, llámese como se quiera, alejó al no erudito en literatura de la poesía. En su opinión, que alguien enfrente un poema y no lo comprenda es un fracaso para todos. De ahí su invitación a la poesía verité, rasgo representado en los poemas que componen “Primavera de la noche”, un fluido discurso que huye de tecnicismos y retórica, donde cada palabra está justificada y tanto el tono, léxico, ritmo y argumento demuestran libertad, pero también —y lo más importante— sinceridad.

17619325_10212690776689065_759447424_n

La actriz Sara Juárez recitando versos de Bellveser.                                       Fotografía: Hasbia Ma.

El acto fue culminado por la actriz Sara Juárez, quien intervino recitando poemas del libro, maravillando al público presente con su particular sensibilidad.

17554451_1366397773426525_1219897268610842738_n