Archivos para marzo, 2017

17671402_10212690774889020_471576510_n

De derecha a izquierda: Rafael Soler, Sara Juárez, Ricardo Bellveser, Robert Archer y Sergio Arlandis.         Fotografía: Hasbia Ma

El pasado miércoles, 29 de marzo, en la Librería Ramón Llull de Valencia, y en un acto organizado por la asociación cultural Concilyarte, tuvo lugar la presentación del libro “Primavera de la noche”, el más reciente poemario del poeta, periodista, ensayista y narrador valenciano, Ricardo Bellveser. Como no podía ser de otra manera, el acto reunió a un numerosísimo público, un público en el que se encontraban algunas de las personalidades más destacadas de la cultura valenciana. No era para menos, “Primavera de la noche” corona cuatro décadas en la vida poética de Ricardo Bellveser, para ello, y presentados por Mila Villanueva, organizadora del evento, también escritora y presidenta de Concilyarte, tres grandes escritores arroparon al poeta y lo hicieron por este orden: Sergio Arlandis, Rafael Soler y Robert Archer.

Arlandis, destacado poeta y crítico literario, intervino como editor, ya que en la actualidad es el responsable editorial de tres colecciones de la editorial Calambur, sello bajo el que está publicado “Primavera de la noche”. Sus palabras fueron breves, pero concisas y en ellas se trasluce la admiración y el respeto que siente por Bellveser: «Los solitarios y sus amigos es una colección en la que hemos publicado poetas como Gamoneda o Antonio Colinas y sin duda, con la inclusión de Ricardo Bellveser, esta colección se enriquece».

Por su parte, Rafael Soler, poeta valenciano radicado en Madrid, habló de la importancia del título del libro, lo definió como una suerte de equilibrio antitético, entendiendo por «primavera» quizás el primero de los cuatro estadios temporales que anteceden a esa postrera «noche» o transfiguración de la muerte. También apuntó el momento de madurez e introspección del autor, obligado por sus propias reflexiones vitales, al recuerdo, a las ausencias, al amor y sus reconocibles huellas en el tiempo. Sus palabras compusieron un tributo de prosa poética, no solo por su belleza, sino por su solemnidad y hondura.

Robert Archer, escritor e hispanista londinense, residente en Valencia, con no menos vehemencia, sino con sorpresa y fascinación añadidas, reveló que la lectura de “Primavera de la noche” le había hecho reflexionar acerca de las cuestiones existenciales que en libro se tratan, y aún más, confesó que los versos de Bellveser lo subyugaron también en sueños. Este hecho —según palabras textuales del propio Archer— le hizo reconsiderar su postura ante la vida y el paso del tiempo, acercándose con ello a la actitud de un amigo al que por anteriores opiniones sobre temas de esta índole, creía diferente.

17690515_10212690783649239_1668399212_n

Fotografía: Hasbia Ma

Ricardo Bellveser tomó la palabra y como es lógico, agradeció debidamente a sus compañeros de mesa todo su cariño y generosidad. Ya dirigiéndose al público, el poeta apuntó que la poesía debe recobrar la verdad, es decir, todo lo que los poetas románticos consiguieron —en lo que acercar la poesía a toda clase social se refiere—, fue destruido por los vanguardistas. Según Bellveser, la poesía demasiado intelectual, irracional, surrealista, experimental, llámese como se quiera, alejó al no erudito en literatura de la poesía. En su opinión, que alguien enfrente un poema y no lo comprenda es un fracaso para todos. De ahí su invitación a la poesía verité, rasgo representado en los poemas que componen “Primavera de la noche”, un fluido discurso que huye de tecnicismos y retórica, donde cada palabra está justificada y tanto el tono, léxico, ritmo y argumento demuestran libertad, pero también —y lo más importante— sinceridad.

17619325_10212690776689065_759447424_n

La actriz Sara Juárez recitando versos de Bellveser.                                       Fotografía: Hasbia Ma.

El acto fue culminado por la actriz Sara Juárez, quien intervino recitando poemas del libro, maravillando al público presente con su particular sensibilidad.

17554451_1366397773426525_1219897268610842738_n

Anuncios

DAVID ACEBES Y RAFAEL MARÍN EN EL LAVA

Este jueves se ha desarrollado, en la Sala Blanca del Laboratorio de las Artes de Valladolid (LAVA), el segundo taller de poesía visual, enmarcado dentro de los actos conmemorativos del bicentenario de José Zorrilla.

El taller, destinado a jóvenes de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, llevaba por título “¡Cuál gritan esos malditos” y ha sido impartido por Rafael Marín, poeta visual de gran trayectoria, con obras emblemáticas dentro del género como “Centauro” o el “Soneto Quiniela”.

Asimismo, el poeta vallisoletano David Acebes Sampedro ha mostrado alguna de sus obras más recientes como “Popelera” o “Palimpsesto”, y ha compartido con Rafael Marín la responsabilidad de mostrar a los alumnos que han acudido al taller las posibilidades expresivas de la poesía visual o experimental.

La ciudad de Valladolid goza de una gran tradición en el ámbito de este tipo de poesía, cuyo máximo exponente fue Francisco Pino, habiendo recogido su testigo poetas actuales del ámbito cultural vallisoletano como Eduardo Fraile, Gerardo Vacas, Javier Redondo, Atilano Sevillano, Javier Dámaso, o los citados Rafael Marín y David Acebes.

Por otra parte, como colofón de los talleres, el Ayuntamiento de Valladolid ha convocado un concurso de poesía visual, cuyas bases pueden ser consultadas en  las páginas http://www.200josezorrilla.es y http://www.espaciojovenvalladolid.es.

Crónica publicada en Todoliteratura.es:

http://www.todoliteratura.es/noticia/12151/poesia/escritores-convocados-por-clave-ofrecen-un-recital-por-el-dia-internacional-de-la-mujer.html

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado jueves, 9 de marzo, la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios (CLAVE), presidida por el poeta Juan Luis Bedins, convocó a escritores socios y no socios, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer mediante la celebración de un recital, de nombre “Versos para la libertad”.

En un intento por abrazar a personas ajenas a este colectivo señero —según palabras de su propio presidente— y ampliar su invitación cultural a la vez que reivindicar los derechos de la mujer, a partir de las 19:30 horas dio comienzo un recital en el que el propio Bedins hizo las labores de presentador y además, Anna Moreno Morera intervino como flautista interpretando varias piezas musicales de corte clásico.

Es justo mencionar que la poesía fue la gran protagonista de las lecturas, pero también la prosa tuvo su lugar en forma de microrrelatos, ambos géneros alternaron con la música de manera equilibrada y exquisita, algo debido a la buena organización y la altura literaria de los artistas convocados.

A continuación, la lista de participantes:

Amparo Andrés Machí, Amparo Peris, Amparo Santana, Ana Giner, Ana Mª Arroyo, Arantxa Esteban, Beatrice Borgia, Blanca Villanueva, Blas Muñoz Pizarro, Carmen Carrasco, Cecilia Lombardia, Emi Zanón, Enna Villarroya, Esperanza Vives, Felicidad Domínguez Faine, Irene Estrada, Lucía Boscá, Manuel Emilio Castillo, Manuel Quiroga Clérigo, Mar Busquets, Mila Villanueva, Olaya Bellver, Paco Tejedo, Rosa Montolío, Rosa María Vilarroig, Juan Luis Bedins y Heberto de Sysmo.

Imprevisual Galería (Doctor Sumsi, 35), es la sala de exposiciones donde se celebró dicho acto. Arístides Rosell, artista y gestor cultural de origen cubano, fue el anfitrión. Desde que Rosell constituyó esta galería en el año 2004, en el emblemático barrio de Ruzafa, ha convertido este espacio en un enclave singular donde el arte pictórico se cita y combina con otras artes, y se ha distinguido haciendo alarde de su concepto de «gestión integral del arte», conexionando artistas y proyectos culturales en todo el acontecer del arte contemporáneo.

 

 

20170121_021050

Título: Pájaros en el pilón

Autor: Heberto de Sysmo

Técnica: Acrílicos y acuarela sobre papel acuarela Gvarro (60% algodón, 240 g/m²).

Medidas: 23 x 32 cm.

“Esta pintura es un intervalo en blanco y negro del proceso creativo al cuadro del mismo nombre que se amplía en su parte superior y engloba a dos pájaros más, estos en el aire. La imagen representa a unos pájaros, en contraluz con el atardecer, que se reúnen para beber agua de un pilón de piedra. La textura y densidad de la sombra revela el volumen, no hay dibujo, los contornos se diluyen y la forma se degrada ligeramente hacia la abstracción”.