Etiquetas

, , , , , ,

00106521223047____1__640x640

Título: Peces transparentes

Autor: Julia Conejo Alonso

Género: Poesía

Editorial: Hiperión

Número de páginas: 76

Año de publicación: 2012

La colección de poesía Hiperión dirigida por Jesús Munárriz en su número 639 publica Peces transparentes, el premiado poemario de Conejo Alonso ilustrado en su portada por Fernando Ferrara.

Munárriz, además de editor, formó parte del jurado del premio “Alfóns el Magnánim” de Valencia, quien acompañado de: Ignacio Elguero, Antonio Hernández, Antonio Porpetta y Gonzalo Santonja, decidió premiar esta propuesta lírica —entre 231 candidatos presentados— un 17 de Octubre de 2012.

Julia Conejo Alonso, nacida en Tarrasa y afincada en León, además de practicar la docencia en la rama de Lengua y Literatura ya demostró ser una excelente poeta cuando en octubre de 2010 recibió el premio de poesía “Joaquín Benito de Lucas” por su poemario Muñecas recortables.

Peces transparentes comienza con un poema titulado “Pez cristal”. Verso libre, poema de corta extensión de rima ausente; y estas tres premisas se repiten durante todo el poemario, un poemario que no necesita de una estructura que se escinde temáticamente por bloques, ni necesita prólogo o consejo, el conjunto destila una sinceridad, tanto general, como particular, una sencillez que desdeña el artificio y dota al conjunto de una elocuente frescura que se asienta en el lector como de improviso.

Julia consigue introducir sus mensajes a través de una dulzura cotidiana, a través de una aparente claridad y desnudez que se adentra sin permiso, pero es al llegar a los últimos versos de cada poema, cuando encontramos, o debería decir, sentimos, esa pincelada tan característica de agridulce melancolía, ironía y realidad.

De esa manera, Alonso, irrumpe con descarnada emoción entre unos versos aparentemente ingenuos que gozan de una carga silenciosa, carga que no es más que un móvil, un macguffin de: inteligencia, filosofía y nostalgia; de una elegancia tal, que hace peligrar el verdadero protagonismo de esas pinceladas finales.

“Pez cristal”, ironiza acerca de lo inútil de la sinceridad. La sinceridad es un valor que cotiza al alza en las inversiones burlátiles de esta adocenada sociedad, en privado, pocas cosas se han devaluado tanto.

“Paquita” es una apología del anonimato, de la sencillez, una visión nostálgica y melancólica que critica lo pueril de la popularidad.

julia conejo

Julia Conejo Alonso

En “Insomnio” hay grafismo, hay dureza, dureza que contrasta con el ocre atemporal y pictórico de “Paisaje con niñas”.

En el poema titulado “Artemisia” somos testigos de tres revelaciones: que la autora venera la obra y figura de esta pintora caravaggista italiana, hija del pintor toscano Orazio Gentileschi; confiesa tener la misma vocación que la firmante de “Susana y los viejos”; y reconoce, en un valiente ejercicio de autocrítica, haber carecido del valor necesario para entregarse a la pintura: “No te he visto, Artemisia, al mirarme en el espejo”. “Soy agua empantanada / por pura cobardía”.

El poema de epígrafe “Anciana” adolece la crueldad del reflejo en el espejo: “No son nuevas las calles  / ni es más lento el invierno”.  Eres tú quien no acierta / —extranjera en tu cuerpo—…”. El poema nominado “Esperanza” es todo un canto de desesperanza, un terrible asentamiento de experiencia en tierra ingenuas: “La esperanza / es un sobre cerrado de cromos repetidos”.

En líneas generales, la lectura de Peces transparentes ha significado, para mí, un grato descubrimiento. Julia Conejo Alonso ha merecido su consagración poética por su arriesgada propuesta lírica, un talante que huye de la retórica compleja. El triunvirato formado por: claridad, brevedad y sencillez, avala a esta singular creadora de versos frescos y visuales; cronista de su tiempo y andante de prometedoras huellas.

La belleza en la poesía es inútil

cuando viene importada de lugares

que nos son desconocidos.

“Temas transversales” (Peces transparentes, Julia Conejo Alonso).

Anuncios