Archivos para abril, 2016

between_two_worlds_by_daveturtl

Publicado en:

http://orizonturipoetice.blogspot.com.es/2016/03/oaspete-huesped-de-jose-antonio-olmedo.html

 

HUÉSPED

Es escribir, el virus

que en tinta se propaga;

gramático y semántico,

hermético o desnudo;

el son alfanumérico,

el líquido y la copa,

la luz androtelúrica.

 

Por más que su belleza

se introduzca en la vida,

por más que nos maneje

y el dolor nos procure…

jamás evitaremos

su posible contagio.

 

Heberto de Sysmo

 

OASPETE

Scrisul, virusul

ce se propagă în cernelă;
gramatic și semantic,
ermetic și gol;
sonul alfanumeric,
lichidul și cupa,
lumina andro-telurică.
Cu cât frumusețea lui
ne pătrunde în viață,
cu cât ne stăpânește
și câtă durere ne-ar aduce…
niciodată nu vom evita
posibila contagiere cu el.



Traducido por: Elisabeta Botan (Preaiubit și blestemat bibelou)

1467345_972797612731830_535567275103669468_n

Elisabeta Botan

Elisabeta Boțan, poeta y traductora, nació en Năsăud, provincia Bistrița-Năsăud, Rumanía. Casada, tiene una hija.

Estudió en el Liceo George Coșbuc Năsăud. De profesión agente comercial.

En el año 2002 se establece en, Alcalá de Henares, Madrid, España.

Aprendió la lengua española de manera autodidacta. Escribe en rumano y español. Parte de sus escritos han sido traducidos al inglés y al catalán.

2015 Realiza el Seminario de traductología español – rumano: lenguajes específicos y traducción literaria organizado por la Universidad Complutense Madrid y el Instituto Cultural Rumano Madrid


PUBLICACIONES:

Siendo adolescente, ha ganado numerosos concursos de cuartetas, organizados por la Radio Rumanía de la Juventud Bucarest, en directo y con rima obligatoria.


2012- 2015

–        En periódicos rumanos de España como: Rumanía Exprés, Nosotros en España y El occidente Rumano.

–        En revistas de Rumanía que pertenecen a la USR (Unión de los Escritores de Rumanía), ARPE y APLER.

2012

–        El poemario “Dimensiones”, Editorial Seleer, tras ganar el tercer premio en un concurso de poesía de lengua española organizado por la misma editorial.

–        “Selección de Obras del II Premio Imprimátur de Relato Breve 2,0”, Editorial Fundación Imprimátur,  libro colectivo de relato breve, resultado de otro concurso donde quedó finalista.

–        Escritos personales en la revista Pulso Digital.

2013

–        El libro Cuadro de ceniza, editorial Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador, con sus primeras traducciones de los poemas del escritor salvadoreño André Cruchaga, libro que abarca traducciones firmadas de otros traductores rumanos muy conocidos.

–        Recibe el Accésit en otro concurso literario de relato breve de lengua española organizado por la revista digital VERSO A VERSO.

2014

Traducciones de lengua rumana al español publicadas en la revista Pulso Digital.

Poemas personales y traducciones en la revista digital CALLE B de Cuba.

Traduce sola el libro POST SCRIPTUM de André Cruchaga, edición bilingüe (castellano-rumano), Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador.

-Poemas personales y traducciones en la revista LITERATORUL, revista miembro USR editada por la Biblioteca Metropolitana Bucarest.

Anuncios
13029442_1686852654897868_7483763934402197056_o

De izquierda a derecha: Antonio Praena, Katy Parra y Juan Ramón Barat. Fotografía: Elga Reátegui

 

El pasado martes 19 de abril y a partir de las 19 horas de la tarde, tuvo lugar en el salón de actos de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) de Valencia, la presentación del libro “Licencia para bailar” (Valparaíso Ediciones, 2016) de la poeta Katy Parra Carrillo (Totana, Murcia, 1964).

La asociación cultural Concilyarte organizó el evento para presentar el poemario de una de las poetas españolas más importantes y reconocidas de su generación. Para ello, los —también ilustres— poetas Juan Ramón Barat y Antonio Praena —en el mismo orden—, tuvieron a bien disertar sobre el libro, así como también referirse a la trayectoria y figura de Katy Parra en el mundo de la poesía. Ambos coincidieron al reconocer —por ejemplo— que la voz poética de la autora es original y peculiar; una voz que estructura sus versos sobre un andamio métrico de natural precisión.

La propia autora leyó algunos poemas, propiciando al hacerlo, la ovación del público.

“Licencia para bailar” ha sido publicado en el número 79 de la colección “Valparaíso de poesía” que dirige Javier Bozalongo.

La velada estuvo amenizada por Ángel Castelló, quien interpretó al violín, y cerró el acto Ana Añón con una coreografía alusiva a la libertad.

12993502_1686852881564512_7185903604966553818_n

Ana Añón y Ángel Castelló. Fotografía: Elga Reátegui

A continuación “Espantapájaros” uno de los poemas del libro:

 

«Cuántas veces soñé ser como ellos,

y abrigar en mi traje de trigales baldíos

un pedazo de pan

o la insólita danza de la lluvia,

para zanjar mi duelo con los pájaros».

 

Más información sobre Katy Parra en:

http://poetassigloveintiuno.blogspot.com.es/2011/03/3474-katy-parra-carrillo.html

79-licencia-para-bailar

Publicado en:

http://orizonturipoetice.blogspot.com.es/2016/04/fado-pentru-ignavi-fado-por-los-ignavi.html

 

ofadojosemalhoa

FADO POR LOS IGNAVI

 

Alguna noche triste del siglo diecinueve

una guitarra en llanto quebró una voz plomiza.

En una sidrería, de noche, ya cerrada,

brindaban en silencio las almas en martirio.

Doce cuerdas sesgaron la paz de luz de luna,

un quejío elocuente  tocó los corazones,

la noche y la memoria trajeron la ceniza

a los pobres incautos que el canto subyugaba.

El proceloso ritmo de la herida y el daño,

la hondura de una letra, eterno cataclismo

de emociones en danza.

Aquella noche mística de música y recuerdo

se bautizó de luna el primer fado.

 

Heberto de Sysmo (Lágrimas traveseras)

 

 

FADO PENTRU IGNAVI

Într-o tristă noapte din secolul al nouăsprezecelea

cu glas de plumb se tânguia o chitară.
Într-o prăvălie de cidru, de noapte, închisă acum,
inimile martirizate închinau în tăcere.
Douăsprezece coarde au întrerupt pacea din lumina lunii,
o jale stăruitoare a atins inimile,
noaptea și aducerea aminte au adus cu ele cenușa
bieților nechibzuiți subjugați de cânt.
Ritmul furtunos al rănii și suferința,
profunzimea unui vers, etern cataclism
de emoții prinse în horă.
În noaptea aceea mistică de muzică y aducere aminte
a fost botezat cu lună primul fado.

Traducido al rumano por Elisabeta Botan

Publicado en:

http://www.luzcultural.com/?p=3895&utm_campaign=shareaholic&utm_medium=facebook&utm_source=socialnetwork

Contemplación

Muchas cosas se agolpan en mi mente para tratar de responder a la pregunta que titula este artículo. Un “sí” rotundo, como acto reflejo, aconseja mi sentido común, guiado por la probabilidad. Y es que, en esto de escribir haikus, y ser haijín, —dos cosas entre las que existe una diferencia notoria— a cada cual lo suyo.

No por escribir un haiku, ni siquiera un buen haiku, somos haijines. Como no por escribir un libro somos escritores. Aquí, en la sociedad occidental, otorgamos o arrebatamos, con suma ligereza, su valor a las cosas. No necesito menospreciar a aquel que escribe por divertimento, ni endiosar al que lo hace por necesidad, repito, a cada cual lo suyo. Pero hay algo imprudente en autoproclamarse haijín, como, a mi entender, en autoproclamarse poeta. No debemos otorgar títulos sólo por afinidad. En cuanto a poesía se refiere, sea de la naturaleza que sea, el tribunal que juzgará nuestra tesis es el buen lector, pero sobre todo, el tiempo.

Por tanto, de entrada, quizá el haiku verdadero sea una utopía, incluso, para el haijín japonés. Este aserto me sirve para señalar la importancia de ese memento mori en la vida del haijín verdadero, o persona espiritual que ha entregado su vida a la poesía; esos instantes finales de la vida y previos a la muerte, donde el individuo es consciente de su partida y cree que debe exhalar sus últimos versos. Ese es el momento de un jisei no ku, jisei o poema de despedida o de muerte. Mascullar en la agonía, en el último paseo, entre el último estertor, los versos que cerrarán y consagrarán una vida, es una aspiración solo propia de quien, en verdad, la merece. Por tanto, podríamos decir, que definitivamente sabremos a ciencia cierta lo que somos, antes de morir. El germen más atávico de ciertas creencias y costumbres, impone al profano, distancias insalvables.

Fue Benedetti quien decía haberse especializado, a lo largo de su vida, en defraudar expectativas. Marzal nos dijo que todas sus certidumbres volvieron a  conducirle a sus incertidumbres. Y es que uno de los factores por los que llamamos «tiempos líquidos» a la voluble actualidad, es porque el conocimiento es y debe ser, cuanto más líquido, mejor: Bauman dixit.

Hay dos factores que irremediablemente entran en juego a la hora de abordar el haiku: la realidad y la palabra.  Quiero dejar muy claras un par de cosas con referencia a estos dos factores. No hay que tomar la realidad, única y exclusivamente como: «esa categoría filosófica que designa y define la realidad objetiva, cuyo único rasgo es el de existir fuera e independientemente de la conciencia» (A. I. Búrov, La esencia estética del arte, 1956). Como tampoco hay que entender la palabra como: «la mínima unidad lingüística independiente» (J. Kramsky, The world as a linguistic unit, 1969). Toda acepción férrea e inamovible hemos de situarla en un contexto en el que toda interpretación probable de la misma sea posible.

No obstante, la premisa inicial plantea la tesitura de abordar la esencialidad del haiku —para el no japonés— tratando de discernir parámetros que lo orienten en su construcción, —y ahí viene una de sus principales contradicciones— el haiku no debe construirse, debe suceder. En el mismo momento en que pretendemos escribir un haiku sobre algo que no hemos experimentado en primera persona, estamos incurriendo en un grave error. Otra de las contradicciones que encierra la pregunta principal, es la imposibilidad de constituir un canon o decálogo sobre el haiku, puesto que es poesía pura, así que veremos nuestras esperanzas reducidas a pistas imprecisas que dibujarán fronteras difusas, señales que seguramente no nos bastarán para adquirir confianza; de ahí su complejidad.

Cuando digo «poesía pura» no me refiero a una estética literaria que nació dentro de la poética de entreguerras y fue concebida para contrarrestar el decadentismo que parecía pretender inculcar un incipiente Romanticismo, sino a una expresión entendida como una poética del Simbolismo que se opone diametralmente  a la retórica y busca la esencialidad de la palabra.

El haiku, como buen exponente de poesía pura,  invita a purificar la palabra de todo asomo didascálico, oratorio o cercano a fines políticos o morales, para reconducirla a su originaria esencialidad expresiva. En el haiku verdadero, —tal como hemos señalado anteriormente— la palabra abandona su horma rígida y alcanza el apogeo de su máxima liquidez y significación. El conjunto de signos que forma el lenguaje, tomado aquí como un medio de codificación-decodificación sensorial, revela su verdadero poder polisémico y connotativo en manos de un haijín; a lo que cabría añadir todo tipo de correlaciones intuitivas posibles.

A esa profundidad de campo, tanto en la escritura como en la lectura de estos versos japoneses, influyen varios factores y son ellos mismos los que limitan y casi imposibilitan su completa traslación. Por una parte, la hermética cultura japonesa, milenaria, casi una religión para quienes la profesaban, se abrió al mundo cuando Japón fue obligado a hacer contacto con Occidente, en 1853. Muy pronto, Europa y el mundo en general se deslumbraron por la infinidad y riqueza de obras que demostró poseer la cultura japonesa. Y en la formación de la imagen que Occidente se hacía de Japón, las formas y los estilos que en ese momento predominaban se vieron en una posición privilegiada respecto a otros de menor vigencia. La figura clave en cuanto a la occidentalización del haiku se refiere, fue la del mexicano José Juan Tablada, quien  aprendió el idioma y costumbres japoneses y se acercó como nadie a una, más que digna, forma extranjera del haiku. En pintura, el estilo ukiyoé se conoció más pronto que, por ejemplo, las aguadas de Sesshu. En teatro, el Kabuki se apoderó del público antes que el Nõ. Y así, una tras otra, todas las disciplinas artísticas y patrimonio cultural niponas fueron deslumbrando al resto del mundo, a la vez que evidenciando su natural genuinidad.

josé juan tablada

José Juan Tablada

El taiko, por ejemplo, refiriéndome a ese espectáculo de percusión en que el instrumento musical también nombra al mismo, es uno de los más viejos estilos musicales de corte que todavía se tocan en el mundo; existen taikos o tambores fabricados con madera de árboles milenarios, inafinables, algunos son tan enormes y pesados que no pueden trasladarse y residen permanentemente en lugares públicos, como por ejemplo, templos. Ningún corazón, y menos los sensibles, está preparado para soportar la carga de emoción de una buena sesión de odaiko; ocurre algo parecido a ese duende que posee el cantaor flamenco, un estado emocional o estadio intelectual, innato o aprehendido, que no puede explicarse.

exhibición de odaiko

Exhibición de Odaiko

Podemos conocer la cultura y costumbres de un lugar, su idioma, su historia, podemos “saber”, pero ¿podemos ser?

Abordemos ahora, que ya ha sido citada, la cuestión de la lengua. Ese conocimiento tácito del que nos hablaba Chomsky, el saber que recibimos por defecto al nacer; en el idioma japonés se desglosa en cuatro alfabetos. Hiragana es el más básico y antiguo, katakana engloba las palabras provenientes de idiomas extranjeros, kanji es concebido para expresar ideas y romaji es el alfabeto occidental, usado para representar nombres y números.

Esta concepción lingüística difiere completamente, por ejemplo, del sistema empleado en las lenguas romances. Para ir añadiendo rasgos disímiles, también es importante destacar que la escritura tradicional japonesa se escribe en sentido vertical y de derecha a izquierda sobre la página. Su escritura es continua, es decir, no diferencia entre una palabra y otra, ni entre femenino o masculino, singular o plural. Su sistema es silábico y las sílabas van emparejadas de dos en dos. Todas estas condiciones hacen indispensable la diversidad de alfabetos, ya que cada uno de ellos precisa un rasgo u otro de aquello que se quiere transmitir. Por separado, un defecto de estos alfabetos es su homofonía, pero combinados, convierten al idioma japonés en el paradigma que lo hace único.

caligrafía japonesa

Escritura japonesa

Si todas estas salvedades complican sobremanera al forastero que quiera ahormar sus pensamientos a su lengua, a ello debemos añadir el hecho de que algunas palabras japonesas —literalmente— no tienen traducción al español. Tal es el caso de palabras como: yūgen o kintsugi, las cuales, bajo el criterio del haijín y traductor español Félix Arce, significan «la luz del sol que se filtra a través de las hojas de los árboles» y «conocimiento del universo que evoca sentimientos y emociones profundos y misteriosos» respectivamente.

Enfrentarnos al hecho de encontrar palabras intraducibles o traducibles, pero a través de una larguísima frase, hace casi imposible equiparar la escritura del haiku verdadero en un idioma que no sea el japonés, ya que uno de los requisitos indispensables es la brevedad.

Tras conocer algunas de las barreras lingüísticas más reconocibles, otro surco cortafuego podría considerarse el saijiki, o como denominan a un listado (enorme) de palabras kigo en Japón, o lo que es lo mismo, —y aquí se concreta lo que antes hemos denominado «correlaciones intuitivas»— palabras que referencian a las cuatro estaciones del año. Recordemos que referirse a alguna estación es uno de los rasgos más reconocibles del haiku “de lo sagrado”, género más practicado en la actualidad. No es preciso señalar que en el idioma español carecemos de saijiki.

Por todas estas circunstancias y muchas otras, estoy más cercano a afirmar con incierta rotundidad, que la escritura del haiku verdadero es una utopía para el haijín occidental. Sin ánimo de resultar desalentador para nadie, considero que la brillantez menos discutible, conseguida por un haiku escrito por occidentales, jamás rebasará su condición de versión o aproximación del verdadero haiku, y eso es algo reconocible a través del tiempo y la experiencia.

 

file_20141110101016

 

 

 

Publicado en:

http://orizonturipoetice.blogspot.com.es/2016/04/tot-ceea-ce-sunt-todo-cuanto-soy-de.html

 

TODO CUANTO SOY

 

Este decir que soy, tan implacable,

este no ser y ser independiente,

esta guarida o luz que reconforta,

este volcán, que sin aviso irrumpe.

Esta elocuencia ajena, no buscada,

mortifica la paz de lo mundano,

me acerca sin querer a cuanto anhelo

y me aleja después, me aleja tanto.

Esta avalancha azul de cielo en labio,

este grillete cruel que me conforma,

esta manía, este vivir así

cual traductor, apóstata del humo,

este volar del alma sin morirse;

es todo cuanto soy, nada más quiero.

 

Heberto de Sysmo (Lágrimas traveseras)

 

 

TOT CEEA CE SUNT

S-ar zice că sunt, atât de implacabil,
acest a nu fi și a fi independent,
bârlogul acesta sau lumina ce reconfortează,
acest vulcan  ce  fără veste erupe.
Această elocvență străină, necăutată,
mortifică pacea laicului,
mă apropie fără voie de cea ce-mi doresc
și-apoi mă depărtează, mă depărtează atât.
Această avalanșă de celest pe buză,
aceaste crude cătușe mă resemnează,
această manie, felul acesta de a trăi
ce traducător, apostat al fumului,
acest zbor al sufletului fără moarte;
e tot ce sunt, nimic nu mai vreau.

Traducción al rumano: Elisabeta Botan

 

 

1467345_972797612731830_535567275103669468_n

Elisabeta Botan

Elisabeta Boțan, poeta y traductora, nació en Năsăud, provincia Bistrița-Năsăud, Rumanía. Casada, tiene una hija.

Estudió en el Liceo George Coșbuc Năsăud. De profesión agente comercial.

En el año 2002 se establece en, Alcalá de Henares, Madrid, España.

Aprendió la lengua española de manera autodidacta. Escribe en rumano y español. Parte de sus escritos han sido traducidos al inglés y al catalán.
2015 Realiza el Seminario de traductología español – rumano: lenguajes específicos y traducción literaria organizado por la Universidad Complutense Madrid y el Instituto Cultural Rumano Madrid


PUBLICACIONES:

Siendo adolescente, ha ganado numerosos concursos de cuartetas, organizados por la Radio Rumanía de la Juventud Bucarest, en directo y con rima obligatoria.


2012- 2015

–        En periódicos rumanos de España como: Rumanía Exprés, Nosotros en España y El occidente Rumano.

–        En revistas de Rumanía que pertenecen a la USR (Unión de los Escritores de Rumanía), ARPE y APLER.
2012

–        El poemario “Dimensiones”, Editorial Seleer, tras ganar el tercer premio en un concurso de poesía de lengua española organizado por la misma editorial.

–        “Selección de Obras del II Premio Imprimátur de Relato Breve 2,0”, Editorial Fundación Imprimátur,  libro colectivo de relato breve, resultado de otro concurso donde quedó finalista.

–        Escritos personales en la revista Pulso Digital.

2013

–        El libro Cuadro de ceniza, editorial Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador, con sus primeras traducciones de los poemas del escritor salvadoreño André Cruchaga, libro que abarca traducciones firmadas de otros traductores rumanos muy conocidos.

–        Recibe el Accésit en otro concurso literario de relato breve de lengua española organizado por la revista digital VERSO A VERSO.
2014

Traducciones de lengua rumana al español publicadas en la revista Pulso Digital.

Poemas personales y traducciones en la revista digital CALLE B de Cuba.

Traduce sola el libro POST SCRIPTUM de André Cruchaga, edición bilingüe (castellano-rumano), Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador.

-Poemas personales y traducciones en la revista LITERATORUL, revista miembro USR editada por la Biblioteca Metropolitana Bucarest.

La conciencia es el producto del fenómeno de una coherencia cuántica en el cerebro

Stephen Hawking

 

La red de microtúbulos dentro de la red neuronal

es el escenario donde se desarrolla

el drama cuántico de la conciencia

Stuart Hameroff

 

Los mundos posibles, en el sentido de los universos paralelos de Wheeler, Everett y otros, están dentro del cerebro, en un estado de latencia conocido como superposición cuántica

G.G.Globus

 

Coherence_poster_ingles

 

(Contiene spoilers)

 

La importancia de un guion bien elaborado

«Se llama estado coherente o se habla de coherencia cuántica para referirse a un estado cuántico que mantiene su fase durante un cierto periodo de tiempo. El mantenimiento de la coherencia cuántica hace posible fenómenos de interferencia».

La película Coherence (James Ward Byrkit, 2013) comienza con interferencias sonoras durante una llamada telefónica a los pocos segundos de iniciar su historia, a lo que acontece la ruptura espontánea y aparentemente inexplicable de la pantalla de un teléfono móvil. Estos hechos suceden durante el casi plano-secuencia inicial de dos minutos  de duración —con la salvedad de un leve corte casi imperceptible—, el periodo de los títulos de crédito, donde también, y de forma sutil, las desenfocadas luces de ciudad que se observan a través del parabrisas de la protagonista son de forma octogonal, de diferentes colores, en ocasiones solapándose entre ellas, lo que podría ser una abstracción de los hipotéticos universos paralelos de los que más tarde se hablará en la película.

Hasta aquí bien, el elemento desencadenante que supone el acercamiento a la tierra del cometa “Miller” podría explicar las interferencias y las roturas de cristales, no sospechamos nada, todo transcurre con normalidad en lo que parece una informal reunión de amigos. Seguidamente conocemos a los personajes, de forma escalonada, la llegada a la casa, de cada pareja, recuerda el comienzo de Los amigos de Peter (Kenneth Branagh, 1992), no sólo por el mismo hecho de reunirse, sino por su tono humorístico. Una vez mostrados y descritos los personajes descubrimos de ellos que son personas comunes, con sus personalidades, frustraciones y pasado; la calma inicial en sus relaciones pronto se verá afectada por extraños sucesos.

digitallpost_cometa-1024x688

Primero la incomunicación a través del teléfono o internet, ya que ambas cosas dejan de funcionar de manera fulminante; después un apagón, y a partir de ahí, la iluminación y los colores se tornan sombríos y desasosegantes, la intriga a la luz de las velas potencia la acción de una angustiosa trama que irá in crescendo hasta alcanzar el clímax final.

Motivado por el apagón, por comprobar que una casa de la zona sí está iluminada a diferencia del resto y ser testigo de la ruptura espontánea de otra pantalla de teléfono móvil, uno de los personajes decide salir de la casa para utilizar el teléfono de sus vecinos, ya que, un supuesto hermano suyo (físico teórico) le había advertido de dos cosas: si sucedían cosas extrañas durante el paso del cometa debía quedarse dentro de su casa y también tratar de avisarle. Aquí empiezan los problemas y el efecto mariposa de situaciones que se convertirá en imparable.

Por un lado, la coherencia cuántica de los sistemas próximos  a la zona afectada del cometa se romperá y tornará en decoherencia, lo cual deviene en nuevas reconfiguraciones de la realidad tras cada decisión que tomen los personajes implicados. Por otro lado, la advertencia del hermano de Hugh, el personaje que decide abandonar la casa acompañado por Amir (el guionista Alex Manugian), parece presagiar que la comunidad científica podría estar al tanto de la complejidad del fenómeno e incluso lo pretendiese estudiar.

Lo cierto es que la paradoja de la película, que basa su premisa argumental en la Teoría de la Expansión y la Teoría de los Universos Paralelos y por tanto también en la Teoría de Cuerdas y la Mecánica Cuántica, propone que el espacio-tiempo ocupado por la casa de los personajes, así como sus alrededores, colapsa y se convierte en un enclave deformado donde convergen todas las posibles realidades simultáneas, ubicadas en universos paralelos, que están viviendo en el momento actual los personajes.

Universos-paralelos-¿Primeras-pruebas-

Ante tal propuesta, con tal variedad de posibilidades y la extrema fragilidad de un continuo entrelazado y variable, el director debe hacer un tremendo encaje de bolillos para que la mayoría de sus espectadores —no formados en ciencia— no se pierda en un jardín de escenas repetidas o inconexas. Llevar adelante un guion que apoya sus pilares en un cimiento tan movedizo como este es un reto consumado para Ward Byrkit, pues a los veinte minutos de comenzar el metraje, el espectador ya está completamente enganchado a la historia, y es que Byrkit, guionista de Rango, (2011) ha sido un experimentado acompañante del director de cine Gore Verbinski. La capacidad para mover la cámara por un espacio cerrado, trabajando los movimientos de los actores por la casa, creando un ambiente que, de lo cotidiano va deviniendo en claustrofóbico, resulta ejemplar y demasiado equilibrada como para tratarse de una ópera prima.

Una cantidad de escenas importante ocurre en ese espacio no filmado que cubren las elipsis, los datos que recibimos a posteriori, así como los indicios que van evidenciándose en tiempo real indican que mucho más de lo que podemos imaginar ha sucedido ajeno a nuestra mirada. Cuando Hugh (Hugo Armstrong) abandona la casa y regresa a ella tiene una brecha en la cabeza y está algo aturdido, lo que no se muestra, es que esa iniciativa suya por averiguar algo de la otra casa iluminada ya ha tenido lugar anteriormente en  esa otra realidad de alguno de sus otros yo y parece, que en su viaje exterior tropieza consigo mismo, pelea contra su homónimo y el que regresa a la casa ya no es él. Lo mismo ocurre con su acompañante. ¿Qué ha ocurrido? Hemos sido no-testigos de la interacción —según los científicos, algo imposible— de dos realidades de universos diferentes colapsando, lo que desata un caos paulatino e irreversible que va expandiéndose a otras realidades. ¿Podríamos coexistir con nuestro doble en nuestro universo o en otro universo diferente? ¿Sentiríamos un deseo irrefrenable de matar a nuestro clon debido a las leyes de la naturaleza? Esto es especulativo, de momento, aunque sabemos por resultados de experimentos llevados a cabo en laboratorios, que un electrón puede estar en dos lugares a la vez; esa bilocación física se da en algunas partículas elementales sometidas a estados de ruptura cuántica y es completamente real. Nosotros estamos formados por millones de partículas elementales, pero de momento no deja de ser ciencia ficción.

 Schrodinger__s_cat_by_firestarter1988

Infinitos gatos de Schrödinger

Por si fuera poco, uno de los personajes lleva consigo un “vial” de un fármaco que contiene ketamina: «La ketamina es una droga disociativa con potencial alucinógeno, derivada de la fenciclidina, utilizada originalmente en medicina por sus propiedades analgésicas y sobre todo, anestésicas». Ese vial convierte literalmente a los, ya de por sí atribulados, habitantes de la casa, en gatos de Schrödinger[1]. La existencia de esta droga y la confesión de Beth (Elizabeth Gracen), quien afirma haberla añadido a la comida, convierten al vial en el McGuffin de la historia.

Cada posible decisión que puedan tomar los personajes está sucediendo como elección en una realidad distinta, así pues, si alguno de ellos se plantea dirigirse armado hacia la casa iluminada y matar a sus ocupantes —algo que se dirime en la película—, en cualquier momento, alguno de los “visitantes” vendrá y lo hará.

Resulta fascinante y aterrador encontrarse en una casa rodeada por réplicas de la misma sabiendo que tú y tus propios amigos son sus únicos ocupantes. Cuando descubres que quedarte en casa hasta que el cometa pase es lo único que puede evitar la decoherencia —no en todas, pero sí en algunas realidades— ya es demasiado tarde.

hqdefault

Pulso narrativo y creatividad

 

 Byrkit mantiene el interés del espectador en todo momento, moviéndonos por un relato que juega con los elementos de la ciencia ficción, el thriller psicológico e incluso el drama emocional, para dar forma a una narración en la que lo fantástico y lo extraordinario se introducen en la realidad con una enorme sencillez. Byrkit demuestra una solvencia narrativa poco común en cineastas con tan corto bagaje en el largometraje. Además de un pulso narrativo equilibrado, en el que la intriga, los giros de guion y el suspense son dosificados exponencialmente, encuentro destacable el mérito del director al no caer en el convencional estereotipo del cine de bajo presupuesto: violencia, vulgaridad, cliché, exageración, saturación de efectos especiales; por el contrario, la película mantiene un halo de misterio a lo largo del metraje que ya quisieran para sí muchas superproducciones.

Coherence es un buen ejemplo de cómo hacer cine de arte y ensayo de bajo presupuesto. Con elementos mínimos, Byrkit es capaz de estimular nuestro cerebro, sorprender nuestra conciencia e inocular en nuestras mentes el factor desequilibrante que rompa nuestra estabilidad cuántica. La decoherencia que produce ver Coherence  presagia nuevas e inquietantes historias para un completo cineasta en ciernes como es James Ward Byrkit; una pala de ping pong, un posavasos, fotografías, cajas, libros y linternas ha demostrado que le son suficientes para ello.

Planificación y técnica

Con un estilo visual casi documental, como si estuviéramos ante una cinta doméstica, —algo que enarbolan como tajante crítica sus detractores— la cámara se presenta como un invitado más a la reunión situándose frente a los personajes, siguiéndolos, pero en caso alguno condicionando el desarrollo dramático. Al centrarse la acción de la película casi por completo en el espacio cerrado de una vivienda, —lo cual es favorable tanto para la iluminación, como para el sonido—, encontramos que ese hecho influye contrariamente en la planificación.

coherence fotos

Coordinar a un equipo técnico, que por mínimo que fuese, necesitaría de cuatro personas en un espacio cerrado y amueblado por el que se mueven varios actores, no es tarea fácil. Dicha tesitura obliga a la utilización de planos cortos, tomas de corta duración y encuadres atípicos —El ángel exterminador (Luis Buñuel, 1962) —; varias secuencias comienzan con planos detalle de objetos manipulados por los actores; en otras secuencias, vemos a actores de espaldas a la cámara en planos que no son plano-contraplano canónicos de las conversaciones; y en otros momentos encontramos rostros cortados o incluso hablando fuera de plano; por tanto, no sólo el guion, sino todo lo demás resulta asimétrico y quizá exija una mayor concentración del espectador.

La versatilidad del director en lo que a planos se refiere es plausible; utiliza la técnica «cámara en mano» en la mayor parte del film, sin ocultar sus contraprestaciones; balanceo irregular del encuadre (inseguridad) —y lo más arriesgado—, desenfoques (duda). A eso hay que añadir también el uso —a veces injustificado— del zoom. Esa templanza a la hora de equilibrar recursos técnicos, puesto que todos y cada uno de esos rasgos no entorpece ni devalúa la cinta, es una honrosa victoria para Byrkit. Algunos movimientos de cámara —como por ejemplo los movimientos de pan y tilt—delatan la no utilización de sistemas estabilizadores de imagen, como: Steadycam, Glidecam o Fig Rig, este último más conocido como «volante», un ingenio que va cayendo en desuso y fue ideado por el cineasta Mike Figgis; dicha elección técnica acerca el cine de Byrkit a la concepción más indie de la industria.

Otro recurso que potencia el misterio de esta historia son sus elipsis narrativas. Interrupciones bruscas de imagen. Fundidos a negro. De un corte a otro puede resultar que nadie sea quien dice ser. Este planteamiento es muy acertado e invita a múltiples interpretaciones argumentales.

Dirección de actores

La dirección de actores no es una empresa sencilla, más aún si tenemos en cuenta que la puesta en escena es teatral y los actores no tienen una dilatada experiencia. A pesar de todo, la coreografía diseñada por Byrkit es solvente, la película es coral en el mejor de los sentidos, y aunque haya interpretaciones más acertadas que otras, de los únicos ocho actores que componen el elenco, es justo decir que la actriz Emily Foxler está muy acertada en el papel de Em.  Otro de los riesgos que corrió Byrkit, teniendo en cuenta el rodaje del grupo de actores, fue permitirles improvisar; muchos de los diálogos que finalmente quedaron en el montaje que se distribuyó son improvisados por los intérpretes.

Coherence foto

El actor Nicholas Brendon es el único rostro con cierta popularidad de la película ya que fue el compañero de la protagonista en Buffy Cazavampiros, la famosa serie de televisión americana.

No cabe duda de que el director se la jugó por sus actores y su historia, apostó fuerte en un triple salto mortal sin red, eso es Coherence; lo milagroso —y por tanto de celebrar— es que haya salido ileso y con galones. ¿Genio o ingenio?

Películas actuales con concomitancias a Coherence:

Primer, el debut cinematográfico del matemático Shane Caruth.

Otra tierra, de Mike Cahill y la actriz Brit Marling.

Los cronocrímenes, de Nacho Vigalondo.

The man from earth, de Richard Schenkman y Jerome Bixby.

Identidad

Lo que está claro es que la película toca otros temas como la maldad del ser humano, los sentimientos, el rencor escondido y cómo en situaciones de crisis se imponen los líderes naturales sobre las personas más influenciables. Las personas que creemos conocer pueden comportarse de forma muy diferente en situaciones de presión. Lo que trasciende a Coherence, es precisamente ese juego de incoherencia y de espejos, que provoca una sensación única en el espectador que disfruta de la película, un viaje alucinante en el que nos sobresaltamos en el sofá al ritmo que nos marca el director y caemos en su juego al tiempo que damos gracias por dejarnos ser partícipes de una experiencia maravillosa, pocas veces vista en el cine.

Si en la película Origen (Christopher Nolan, 2010), el personaje encarnado por Leonardo DiCaprio necesitaba de una peonza en movimiento como tótem para garantizar que estaba dentro de su propio sueño, en Coherence, para reconocer a qué casa o realidad pertenecen los personajes ese tótem se materializa en una caja llena de fotografías de ellos mismos, imágenes previamente numeradas mediante el resultado de unos dados —algo aleatorio— a las que acompañan  algunos utensilios domésticos. Esa imposibilidad de distinguir entre la realidad original y la alternativa es una analogía propia de la mecánica cuántica, donde todo, por increíble que parezca, es indeterminado. La mecánica cuántica, a diferencia de las leyes de Newton o ciencia clásica, y a diferencia también de la relatividad general, es una aproximación a  la realidad mediante el cálculo de probabilidades.

Puzle metafísico.

Este artículo comienza con una de las definiciones enciclopédicas de lo que significa «coherencia» o «estado coherente» en la que se afirma que la coherencia posibilita la decoherencia, es decir, que de alguna forma y si es probable que ocurra, estaremos predestinados a experimentar dicho cambio drástico. La famosa Ley de Murphy en su inextricable y conocido aserto vaticina así lo probable de lo posible. Y me apoyo en este punto para fundamentar mi teoría personal que refrendaría de alguna manera los presupuestos de la Teoría de los Universos Paralelos[2].

Ni todos los considerados «bulos» son mentira, ni todo lo considerado «noticia» es verdad. Vivimos en tiempos de sobreinformación, de manipulación de la misma, por tanto, cada vez es más difícil discernir entre lo real y lo ficticio. No obstante ¿tenemos evidencias de la existencia de los universos paralelos?

Por internet circulan algunas historias de personas que aparecieron en cierto momento de la historia y parecían venidas de países inexistentes, incluso hablando idiomas desconocidos, portando documentación sellada por organismos de los que nada se sabe. Personajes anacrónicos que asombrados por enormes cambios a su alrededor, o por cambios leves, aseguraban que la realidad en la que se encontraban no era la suya. Tales fueron los casos de «el hombre de Taured» un individuo detenido en la aduana de Japón que decía venir de Taured, un país inexistente; llevaba consigo toda la documentación de ese país: pasaporte, cheques, carné de conducir…etc. O el incidente vivido por Carol Chase, en el año 2006, quien afirmó encontrarse en Perris, California, de vuelta a casa y en dirección hacia San Bernardino, cuando decidió hacer un alto en su ciudad natal, Riverside. Lo que encontró fue desolador, no pudo reconocer su casa ni zonas familiares para ella en donde había transcurrido su infancia, todo estaba muy cambiado, hasta las personas tenían conductas extrañas y apariencias grotescas.

No hay porqué creer a ciencia cierta la veracidad de estos testimonios, ni otros muchos que también circulan por los medios, pero es bueno ser consciente de, en caso de ser ciertos, saber que hay una hemeroteca de sucesos variados capaces de apuntalar cualquier tesis posible. Si el tránsito a otros universos fuese posible podrían justificarse los cientos de miles de desapariciones en extrañas circunstancias que cada año se registran por todo el planeta.

De ser ciertos estos testimonios, si fuesen individuos que realmente proceden de realidades paralelas, en esas realidades la historia de la humanidad debe haber transcurrido con leves o grandes cambios con respecto a la nuestra. En ellas, al cambiar el imperio vencedor de alguna batalla, la configuración geopolítica puede ser distinta; quien en nuestra vida real es nuestra pareja, en otra realidad puede ser nuestro amigo o puede darse la situación de ni siquiera conocerlo.

Dejando a un lado la conspiración especulativa y además del anómalo comportamiento del electrón y la energía, ya que esta última puede comportarse como partícula o como onda ¿qué dice la Física actual de esos universos diferentes? Pues dice muy poco, pero ese poco que dice, es relativamente mucho.

Las alternativas cuánticas o realidades paralelas, son historias contenidas en la superposición cuántica de estados entrelazados, a lo que Hugh Everett, el gran refutador de Niels Bohr y su escuela de Copenhague, llamó «función de onda universal».

Dicha función de onda universal contendría —según Everett— toda la información del universo, del multiverso cuántico formado una infinidad de realidades, diferentes las unas de las otras por, al menos, el distinto resultado de una medida cuántica (colapso).

No hace mucho se anunció oficialmente un mapa universal que registraba las temperaturas del universo en estado primigenio, la llamada «radiación de fondo de microondas», que propició el Premio Nobel a sus descubridores, ha servido para retratar el universo durante la fase conocida como la «sopa universal», es decir, cuando todo el universo no era más que un caldo de plasma con diferencia de temperatura y densidades.  El telescopio Plank aportó los datos necesarios para configurar dicha fotografía, y al hacerlo, los físicos pudieron comprobar con asombro claras anomalías que sólo alcanzan a explicar considerando las fuerzas gravitacionales que otros universos cercanos ejercerían sobre el nuestro. Esto es algo que está emocionando enormemente a los cosmólogos.

cmb7_wmap_circle_2048

Los datos obtenidos por este potente telescopio muestran a los científicos unos puntos verdaderamente inquietantes. En el centro de esa sopa primordial, donde toda la masa y energía del universo está contenida en un relativo espacio pequeño —lo cual obliga a prever temperaturas increíbles— se halla una fuerte concentración a la que llaman «mancha fría», algo  que no puede ser explicado a día de hoy con las leyes actuales de la Física. Los científicos Laura Mersini-Houghton y Richard Holman, ya advirtieron de estas mismas “anomalías” en 2005, dejando intuir ya entonces, que podía tratarse del campo gravitatorio de otros universos cercanos al nuestro, pero no visibles. O dicho de otra manera, el ingente espacio donde la temperatura es inexplicablemente baja correspondería a un punto de conexión con otro universo en una fase superior de desarrollo, lo cual explicaría ese descenso de grados.

Los expertos hablan de algo llamado «flujo oscuro», una especie de estructura más allá del universo cercano, algo que tira de algún modo inexplicable de la materia de nuestro propio universo. Este flujo oscuro realiza unos movimientos muy extraños alrededor de nosotros, agrupando galaxias que parecen ir a un rumbo concreto de nuestro cosmos, una especie de atracción muy sutil para la cual, aún no hay explicación.

Kashlinsky, el científico que sacó a la luz estos datos, nos dice que este extraño movimiento afecta a cientos de millones de estrellas que se desplazan desde una región a otra del cielo a una velocidad superior a los ochocientos kilómetros por segundo. Existe pues una fuerza en el universo capaz de conseguir que, masivamente, todos vayamos a un punto concreto.

¿Por qué somos siempre nosotros en todas las realidades y no otras personas? ¿Es un tipo moderno de antropocentrismo?

Aunque los diferentes universos serían distintos morfológicamente debido a pequeños cambios durante su proceso de formación, es muy probable que si hubiese vida inteligente en ellos fuese a nuestra imagen y semejanza, ya que el origen de todos ellos sería el mismo big bang. Aunque también podrían existir universos pertenecientes a un multiverso de tipo II en los que exista vida, pero no llegue a ser inteligente. Debe haberlos también donde no se alcancen las propiedades para favorecer la fusión nuclear, o los enlaces atómicos; puede que los haya incluso en los que no exista la materia o ni siquiera la luz.

multiverse-1

Un pequeño gran éxito

Byrkit rodó el grueso de la película en tan sólo cinco días.

El guion de Coherence, firmado por James Ward Byrkit y Alex Manugian, fue premiado en sendos festivales de cine como: Sitges, Portland, Fantastic Fest y el Festival de Cine de Boston.

En Estados Unidos la película se estrenó en junio de 2013, mientras que en España lo hizo en octubre del mismo año. Aquí consiguió estrenarse, aunque en un número reducido de salas.

Desde su estreno, Coherence ha sido aplaudida por público y crítica, aunque bien es cierto que su naturaleza busca un espectador activo o con nociones de ciencia.

Coherence-671911200-large

detalles-del-blu-ray-de-coherence-original

[1] Para saber más sobre la paradoja de El gato de Schrödinger, así como información sobre la película consultar este enlace: https://acropolisdelapalabra.wordpress.com/2016/01/25/coherence-el-prometedor-debut-en-la-direccion-de-james-ward-byrkit/

[2] Información sobre la Teoría de los Muchos Mundos y Universos Paralelos: http://blogs.20minutos.es/ciencia-para-llevar-csic/2014/10/31/la-perturbadora-teoria-de-los-mundos-paralelos/

il_fullxfull.104016719

Publicado en:

http://orizonturipoetice.blogspot.com.es/2016/04/rasarit-in-chiparosul-vrabiilor-albada.html

 

ALBADA EN EL CIPRÉS DE LOS GORRIONES

 

Se va la noche, amor, y yo desnudo,

contemplo en el ovillo de tu carne

lo mísero que soy sin tu hermosura.

Contemplo en tul de pulpa esplendorosa

la luz hecha jirón por la caricia,

el bocado exquisito por el hambre.

Se va la noche, amor, y yo maldigo,

la cuenta atrás de un tiempo equivocado,

maldigo el órdago a la eternidad;

quererte siempre,

y bendigo el milagro de soñar

que no amanezca.

Se va la noche, amor, y nadie sabe

de esta herida indeleble que nos une.

 

Heberto de Sysmo (Lágrimas traveseras)

 

 

RĂSĂRIT ÎN CHIPAROSUL VRĂBIILOR

Noaptea trece, iubire, și eu gol,

contemplu în ghemul cărnii tale
cât de mizerabil sunt, și frumusețea.
Contemplu în tulul superbei coapse
lumina zdrențuită de mângâiere,
îmbucătura rafinată de foame.
Noaptea trece, iubire, și eu blestem,
clipele rămase dintr-un timp greșit,
blestem extraordinarul la eternitate;
să te iubesc mereu,
și binecuvântez mirajul visării
să nu se lumineze de ziuă.
Noaptea trece, iubire și nimeni nu știe
de această rană de neînlăturat ce ne unește.
Traducción: Elisabeta Botan
1467345_972797612731830_535567275103669468_n

Elisabeta Botan

 

Publicado en:

http://orizonturipoetice.blogspot.com.es/2016/04/gatire-atavio-de-jose-antonio-olmedo.html

 

escher2

ATAVÍO

 

Sabes que la retórica disfraza

los vicios y defectos del escriba,

su técnica es más fértil que su instinto,

sus dotes, más escasas;

por eso en la licencia el diestro encuentra

la forma de esquivar la inquisitoria

conquista de verdad.

Sabes que en la metáfora sucede

algo nunca ocurrido;

que la ficción es hueso que vertebra

la entintación de otra mentira;

sabes que en la escritura

la belleza es hológrafa.

Si es que valoras la sinceridad

¿por qué sigues leyendo?

 

Heberto de Sysmo

 

 

GĂTIRE


Știi că retorica maschează
viciile și defectele scribului,
tehnica sa mai fertilă decât instinctul,
însușirile sale, mai reduse;
de aceea îndrăzneala iscusitului găsește
forma de a eschiva riguroasa cercetare
cucerită de adevăr.

Știi că în metaforă se întâmplă
ceva nemaipomenit;
că ficțiunea este osul ce susține
scrisul cu cerneală de altă minciună;
știi că în scriere
frumusețea este olografă.

Dacă apreciezi adevărul
de ce continui să citești?

 

Traducción: Elisabeta Botan

(Preaiubit și blestemat bibelo

 

 

 

 

DO_BGG13_install06

Publicado en:

http://orizonturipoetice.blogspot.com.es/2016/04/dicotomie-saussuriana-dicotomia.html

 

DICOTOMÍA SAUSSUREANA

 

Esta patria, trinchera y escondite,

esta herramienta, este arma, este genial invento,

argot de lo no sido,

germanía que glosa, dialecto en alambique;

es más de lo que puedo dar,

es más allá de mí.

Este entramado ardid, ajeno al hombre,

busca la interacción, vulgar, profana,

de quien —por expresar— recibe dicha.

Esta jerga de nadie y para todo;

arquitectura afín a la conciencia,

este modo de creer que somos y decimos,

este acopio de signos sin ternura

¿es mi lenguaje?


Heberto de Sysmo 

 

 

DICOTOMIE SAUSSURIANĂ

Această patrie, tranșee și adăpost,
această unealtă, această armă, această genială invenție,
un argou a ceea ce n-a existat,
argoul hoților care glosează, dialect în alambic;
e mai mult decât pot să dau,
este peste puterile mele.

Acest complicat șiretlic, străin omului,
caută interacțiunea, vulgară, profană,
a celui care — prin exprimare— primește răsplată.

Acest jargou pentru toate și al nimănui;
arhitectură înrudită cu conștiința,
felul acesta de a crede că suntem și spunem,
această acumulare de semne  lipsite de tandrețe
e limbajul meu?

Traducción: Elisabeta Botan (Preaiubit și blestemat bibelou)

 

1467345_972797612731830_535567275103669468_n

Elisabeta Botan

Elisabeta Boțan, poeta y traductora, nació en Năsăud, provincia Bistrița-Năsăud, Rumanía. Casada, tiene una hija.

Estudió en el Liceo George Coșbuc Năsăud. De profesión agente comercial.

En el año 2002 se establece en, Alcalá de Henares, Madrid, España.

Aprendió la lengua española de manera autodidacta. Escribe en rumano y español. Parte de sus escritos han sido traducidos al inglés y al catalán.
2015 Realiza el Seminario de traductología español – rumano: lenguajes específicos y traducción literaria organizado por la Universidad Complutense Madrid y el Instituto Cultural Rumano Madrid


PUBLICACIONES:

Siendo adolescente, ha ganado numerosos concursos de cuartetas, organizados por la Radio Rumanía de la Juventud Bucarest, en directo y con rima obligatoria.


2012- 2015

–        En periódicos rumanos de España como: Rumanía Exprés, Nosotros en España y El occidente Rumano.

–        En revistas de Rumanía que pertenecen a la USR (Unión de los Escritores de Rumanía), ARPE y APLER.
2012

–        El poemario “Dimensiones”, Editorial Seleer, tras ganar el tercer premio en un concurso de poesía de lengua española organizado por la misma editorial.

–        “Selección de Obras del II Premio Imprimátur de Relato Breve 2,0”, Editorial Fundación Imprimátur,  libro colectivo de relato breve, resultado de otro concurso donde quedó finalista.

–        Escritos personales en la revista Pulso Digital.

2013

–        El libro Cuadro de ceniza, editorial Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador, con sus primeras traducciones de los poemas del escritor salvadoreño André Cruchaga, libro que abarca traducciones firmadas de otros traductores rumanos muy conocidos.

–        Recibe el Accésit en otro concurso literario de relato breve de lengua española organizado por la revista digital VERSO A VERSO.
2014

Traducciones de lengua rumana al español publicadas en la revista Pulso Digital.

Poemas personales y traducciones en la revista digital CALLE B de Cuba.

Traduce sola el libro POST SCRIPTUM de André Cruchaga, edición bilingüe (castellano-rumano), Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador.

-Poemas personales y traducciones en la revista LITERATORUL, revista miembro USR editada por la Biblioteca Metropolitana Bucarest.

Publicado en:

http://caocultura.com/las-salinas-del-aliento-la-albricia-poetica-de-manuel-guerrero/

 

salinas_aliento

manuel_guerrero_cabrera2

Manuel Guerrero Cabrera

Título: Las salinas del aliento

Autor: Manuel Guerrero Cabrera

Editorial: Cuadernos del Laberinto

Género: Poesía

Número de páginas: 77

Año de publicación: 2015

ISBN: 978-84-944036-7-5

 

Manuel Guerrero Cabrera es profesor de Lengua y Literatura, articulista y poeta; además, realiza desde la Asociación Cultural Naufragio una labor de difusión cultural y literaria en el sur de Córdoba, recibiendo, por esto último, el Premio Pimiento de Plata que le concedió la Delegación de Juventud del Ayuntamiento de Lucena en 2011.

Ha publicado los poemarios El desnudo y la tormenta (Moreno Mejías, 2009), Loco afán (Ediciones en Huida, 2011) y El fuego que no se extingue (Manantial, Ayuntamiento de Priego de Córdoba, 2013); los libros de ensayo Estudios críticos de Literatura del Siglo de Oro (Juan de Mairena y De Libros, 2008), Tango. Bailando con la literatura (Moreno Mejías, 2009); y el libro de relatos Para despertar (Moreno Mejías, 2011).

Existen poetas de una exquisita hondura elegíaca, arqueólogos del dolor que encuentran belleza en las entrañas de la tristeza, de la preocupación, y la ofrecen al mundo como un hallazgo milagroso lleno de sabiduría y reflexión. Las salinas del aliento es justamente lo contrario, la razón genésica de este poemario es la celebración de la vida, un canto de agradecimiento; es una esencia a la que el poeta regresa una y otra vez tras consumar algunos poemas —en apariencia diferentes—; esa esencia es el amor. El amor del poeta es un presente limpio, sin sombras, grietas ni reversos; la llegada al mundo de Malena, su hija, lo corona como padre y este libro es un hecho necesario, un hecho en el que quizá el hombre se expresa más que el artista.

Un senryu (formato poético japonés de tres versos) inaugura la obra de manera solemne; la sorpresa y alegría por la vida anunciada eclosiona en el dibujo nítido de una orquídea de palabras: Ecografía. / Corazón delator. / La nueva vida.

El devocionario inconfesado de Guerrero Cabrera se estructura en tres partes nucleares: “Pena de bandoneón”, “Desangelado el cielo” y “La sal del recuerdo”. Aunque en apariencia los títulos de los bloques presagian melancolía —algo también reflejado en el título del libro—, el poeta equilibra con términos antitéticos sus sentimientos encontrados; el mismo recibimiento y goce del amor anuncia el futuro momento de su despedida. Y no sólo eso, el melifluo aroma de la plenitud esconde el germen de la preocupación; el desvelo por cuidar, merecer y no fallar a la vida más valiosa del mundo; la vida de un hijo.

Si en los dos primeros ejes del libro, el autor da rienda suelta a su emoción ante el inminente alumbramiento, en el tercer pasaje, su verso es una ofrenda que idolatra a esa hermosura capaz de hacernos cambiar el rumbo de la vida.

Como palabras liminares al poemario encontramos el comentario de Luis Alberto de Cuenca, poeta novísimo que con gran acierto expone en su breve antesala cómo el poeta, ante quizá la noticia más importante de su vida, pone en marcha la mecánica del recuerdo, y, de ese modo, a golpe de evocación, va recorriendo sus primeras lecturas, los tebeos que iluminaron su infancia y su adolescencia, y nos transmite la emoción que deriva de ese viaje fantástico al corazón de lo perdido para siempre.

En el poemario predomina la blancura como tesitura sonora de los versos así como una infraestructura imparisílaba; versos alejandrinos, heptasílabos, endecasílabos, en su mayoría combinados formando el axis homeopolar característico de la poesía de la experiencia; pero también podemos encontrar verso libre o rima consonante, como en estos cuartetos: Donde el aire se queda / y la dudosa luz del día nunca alcanza, / donde mi sangre enreda / la tuya con la vida tejida de esperanza. // Llevaré los poemas / que te dedicaré desde el alma hasta ti, / porque todos los temas / sobreviven por ti y duelen porque sí.

La salinidad de ese aliento es la memoria, obligada por la madurez a reproducir el pasado para inventariarlo y pasar página; pierde su batalla contra la dulzura del torbellino que Malena produce en su padre: “Últimamente pienso / en qué color tendrá / tu mirada de azúcar, / y lo que diluirá / tu pequeña pupila con el mundo. […] No me importa el color con el que me mirarás, / porque sé que cabrán en él un par / de todas las naciones de la tierra.

Versos entrañables y felices, según Luis Alberto de Cuenca; humanidad en el alborozo icástico del verbo.

Ya en “Desangelado cielo”, segundo envite de la jugada, el poeta advierte la nostalgia, no con desánimo, sino como un sendero ya transitado que nos cerciora habitar en otra etapa: A muchos les costó crecer de golpe / y entender lo que atrás hubo quedado… / El corazón también se nos rompió, / como a Julian Ross, cuando / dejamos de ser niños en un patio. Guerrero Cabrera referencia a una serie de dibujos animados que él veía cuando niño constatando que la fragilidad sólo era un tránsito al fortalecimiento.

Cada poema escrito por el autor es un peldaño hacia la consagración a su hija; cada experiencia, cada recuerdo, cada herida, es vivida por el poeta de forma apasionada y desnuda, su pretensión no es más que exclamar: «Señoras y señores, soy feliz». Feliz y un hombre nuevo por la vida nueva, feliz pese a cualquier cosa, feliz pese a quien pese. Los versos consiguen contagiar al lector de esta euforia, de esta satisfacción. Creo todo un acierto clausurar esta aventura con dos poemas escritos en prosa poética: “El papá de Malena” y “En la sal del recuerdo”; el primero revela la nueva identidad del autor; el segundo, cuanto será la última morada de este amor pleno.

El poemario concluye con un epílogo original, lo conforman dos poemas más, pero de autores ajenos; “Tango” de Antonio J. Sánchez y “Eclipse” de Sensi Budia. Ambas aportaciones, a modo de tributo, elogian y ensalzan la figura de Malena —nombre como pocos para maridar con un tango—; a la vez que la vinculan a ese género musical; el primero, por la fuerza; el segundo, por la música; la pieza escogida por Sensi Budia bien podría tratarse de la letra de un tango; bello colofón para un libro agradecido, sincero y luminoso.

Tengo por costumbre, en los libros publicados por la editorial Cuadernos del Laberinto en su colección Anaquel de Poesía, leer el índice de primeros versos que incluyen al final del trayecto; leerlo como si se tratase de un poema; no siempre funciona, pero Guerrero Cabrera nos brinda versos como estos: El dolor es un arma, / el infinito bucle de tu pelo / el mismo cielo. La grandeza de la poesía hace surgir la belleza incluso en lugares insospechados, cual música involuntaria del azar. Y algo que pocas veces ocurre, leyendo de la misma forma el índice general, que precede al anterior, encontramos momentos como estos: Esta no es mi voz, / el papá de Malena / en la sal del recuerdo, […] llovía tanto el día / el eco de tu nombre, / el mundo es casi una canción, […] en océanos a la redonda / las pupilas de Dios, / la condena del tuit.

Manuel Guerrero ha sido incluido en las antologías Versos para derribar muros (Los libros de Umsaloa, 2008), Andalucía en el verso. Biznaga de poesía andaluza (De papel, 2012) y Náufragos en Saigón (Asociación Cultural Naufragio, 2013), así como en las virtuales Las afinidades electivas (desde 2007) y Poetas del siglo XXI (desde 2011), entre otras.

También ha participado en varias revistas literarias (Angélica. Revista de Literatura, Ágora. Revista de Literatura, Saigón, El coloquio de los perros, Espacio habitado, Aldaba, etc.) y en volúmenes colectivos de ensayo (destacan las aportaciones incluidas en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes) y colabora con artículos de opinión y de pensamiento, en varios medios del sur de Córdoba. Posee un espacio semanal sobre literatura en Radio Lucena bajo el título Siempre hay tiempo y es director y presentador del programa mensual de literatura La voz a ti debida en Radio Atalaya de Cabra.