Etiquetas

, , , , , , , ,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A María África de San Juan López-Amor Martínez

 

Madre de purezas tan hermosas

que humedeces mis pupilas con tu esfuerzo,

gracias por poner en prenda tu juventud

por mi culpa, a los verdugos.

 

Verte arrojar tu cuerpo a los abismos

para que yo pueda cruzarlos

siempre será la fuerza de este puño embravecido;

verte transitar como una princesa

enhiesta, de ojos vivos,

todavía elegante vestida de espantapájaros.

Soy yo la obra maestra de tu sangre,

esa que con furia te llora y su alma escribe

por ti entre juramentos lancinantes.

 

Tu fe y tu amor son lo sagrado,

tus ojos; de azules infalibles,

tu cabello; de esplendor albazano,

y el fruto de tu amor este guerrero

que ahorma su mundo a tu enseñanza

con ojos párvulos y corazón herido.

 

El golpe de tu adiós me hizo desnudo,

ya no puedo mentir,

mas tú tienes la grandeza que yo admiro,

y tus besos en el ciclostil de mi memoria

se cuentan ya por miles y prometo

que quiero honrar tus bienes y no puedo, no puedo.

 

No puedo obrar el bien que te mereces

porque este mundo hipócrita

me obliga al rencor y la venganza,

sin ti es más vasto y espantoso el mundo,

y creo que es absurdo

rezar entre mamertos fementidos.

 

Tu corazón es un ramal de cáñamo

que con amor urdiste al mío, recosido,

y ahora siento que tiras

de este reinal bendito hacia tus nubes,

y tu voz sigue siendo un canto

ardido de filarmonía.

 

El manto de tu cuerpo aterido al mío

el calor de tu luz y tu palabra,

son dones memorados que mortifican mi vida

y me provocan el sueño,

dormir para soñar la taumaturgia de tus besos;

esa trampa mortal de un tiempo atrapado

en un bucle de dolor que no se rompe.

 

Perdona que no haya sabido lo bastante

como para quererte tanto,

y no atreva a adquirir ya los billetes

que me devuelvan a tus brazos.

 

 

Heberto de Sysmo

El Testamento de la Rosa, (Ediciones Cardeñoso, 2014)

Finalista del VI Certamen Nacional de Poesía “Poeta Juan Calderón Matador” 2014

 

Prólogo: Blas Muñoz

Epílogo: Gregorio Muelas

Cubierta: Julio Viadel

 

 

 

 

 

Anuncios