Etiquetas

, , , , , , , , ,

 

resena_haya

 

Julia-Uceda-V

Título: Hablando con un haya

Autor: Julia Uceda

Género: Poesía

Editorial: Pre-textos

Año de publicación: 2010

Número de páginas: 74

Julia Uceda Valiente nació en Sevilla el 22 de octubre de 1925, en el año 2003 fue galardonada con el Premio Nacional de Poesía por En el viento hacia el Mar (libro que reúne su poesía comprendida entre los años 1959 a 2003). Se licenció y doctoró en la Universidad Hispalense en la rama de Filosofía y Letras elaborando una tesis sobre la figura de su admirado poeta José Luis Hidalgo.

Julia ejerció su vida laboral como docente en varias universidades del mundo, desde Cádiz hasta Estados Unidos o Irlanda, labor que le ha llevado a ganarse el respeto de sus colegas y le ha aportado numerosas experiencias. Es miembro de la Real Academia Sevillana de las Buenas Letras y de la Asociación Internacional de Hispanistas.

Entre sus numerosos reconocimientos se encuentra: un Accésit del Premio Adonáis por su poemario Extraña juventud (1962). Fue ganadora del Premio de la Crítica de Poesía Castellana en 2006 y nombrada hija predilecta de Andalucía.

Desde que Julia publicó Mariposa en cenizas en el año 1959 hasta que publicó Hablando con un haya en 2010 ha transcurrido toda una vida, 51 años de dedicación y trabajo, un trabajo para muchos olvidado, ya que Julia es una conocida desconocida para el gran público, parte de culpa de ese ostracismo académico quizá lo tenga su no obligado exilio ante el régimen franquista en España, y por eso su obra no aparezca en las grandes antologías, ni siquiera en las grandes antologías andaluzas.

Hablando con un haya cuenta en su portada con una ilustración del pintor valenciano José Saborit, quien además de catedrático de pintura es también poeta. Julia acuerda su criterio al de Steiner, ambos piensan que la poesía viene de extraños lugares y por ello ordena sus poemas alfabéticamente, como incapacitada de hacerlo de otra forma al desconocer los orígenes y motivos que la llevaron a componer tales páginas.

Uceda compone su nuevo poemario prescindiendo de escisiones estructurales provocadas por bloques, cada poema se presenta con su título y todos condescendientes y en orden con la idea general del libro, una letanía de soliloquios narrativos.

Jabón, agua, lejía, arañar / virutas inquisidoras, polvo de nadas. Sacudir / violetas marchitas de Mimí Pinsón, con estos versos comienza el libro y el poema “Agua ahogada”, locuciones que esplenden moralidad en forma de crítica, pero también destilan un suave aroma de nostalgia. Uceda elige como interlocutor a un haya que ella mismo ha visto crecer en su jardín, testigo mudo del transcurso de su vida y tótem cargado de simbolismo ya que el haya siempre ha tenido gran importancia tanto en la medicina natural como en la religión o en la magia.

Todo sin decir / en estos tiempos de penumbras / y de viejos idiomas olvidados / que las hayas y las pompas guardan / en sus libros de viento. Para la poeta existe un significado sagrado que duerme tras los lenguajes de la Naturaleza, así parece escuchar voces cuando el viento agita las hojas del haya e interpreta palabras o risas, sucumbe ante una poesía no apreciada, una poesía silenciosa que escucha su discurso y a veces lo argumenta tan sólo con el bello propósito de existir.

En el poema “No en Petrapodemos leer: Hablo desde el presente efímero, / sólo un nombre para la nada, y se identifica con las palabras de José Bergamín cuando decía que el presente es un lugar que no existe porque está a un paso de lo que ya ha ocurrido y a otro de lo que ocurrirá, digamos que por ello es el tiempo más pueril y breve. El presente es un país sin cartografía, por ello la poeta canta al absurdo de concebirnos en él y sufrir por su condición efímera.

Julia confiesa que el poemario debería haberse titulado “Moleskine” pero por problemas de patentes decidió cambiarlo, no obstante y para hacer justicia a esa idea inicial hay un poema titulado “Moleskine” a modo de homenaje en Hablando con un haya, es el poema más largo del libro y además está dividido en siete pequeñas partes, si tenemos en cuenta que dicha palabra hace referencia a esos famosos cuadernillos con lomo de libro y goma elástica (piel de topo) que también utilizaban: Picasso, Matisse o Hemingway, nos da buena cuenta de la concepción en forma de cuaderno de notas que tuvo Julia en un primer instante: Una distancia sin preguntas / entre su moleskine y sus huesos de piedra, / ante el mirar lo que se deja / reinar por lagartijas.

En el poema “Shame” que traducido significa “Vergüenza” la autora de Zona desconocida (2007) alude con vehemencia y muy gráficamente al famoso ataque de Estados Unidos contra Hiroshima utilizando la bomba nuclear: Enola, madre y muerte en el mismo instante…[…] Desaparecen. / La realidad de los objetos / queda fosilizada en la pared.

Julia Uceda ve su nombre ligado indeleblemente al de José Hierro —además de ser coetáneos—, no ya por las comparaciones que los críticos hacen de su última etapa como poeta, donde hermanan su poesía con la del maestro madrileño por compartir lo reflexivo y lo escéptico, sino porque además es una de las responsables editoras (junto a Miguel García-Posada) de las Poesías Completas (1947-2002) del autor de Cuaderno de New York.

Actualmente, con 90 años a sus espaldas, la poeta reside en el valle ferrolano de Serantes, esperemos que algún día, desde la contemplación de su retiro, vuelva a ser embargada por la inspiración y nos regale un nuevo volumen de “lucinaciones”.

Anuncios